Abrirse de una vez en política, no más leyes ni simulaciones.

Artículo Leído: 119 veces

 

YO ACUSO

 

 

“La moral es un árbol que da moras o sirve

para una chingada”: Gastón N. Santos.

 

Armando Vargas Mora

 

Hace unos veinte años que el Comité Municipal del Partido Revolucionario Institucional fue electo en las urnas, es el último antecedente de la “democracia” tricolor local. En esa ocasión se inscribieron unas cinco planillas, sin embargo los “fuertes”, los que evidentemente tenían posibilidades lo eran únicamente las que postulaban a Jorge Luis Castañeda Castillo “el toro bravo” y Rogelio Barragán Cabrera, éste apoyado por la organización denominada FRESPA (FRENTE SOCIAL Y POLÍTICO DE APATZINGAN) que se dedicaba a pintar escuelitas, pintar árboles y barrer el frente de algunos domicilios, apoyado también de a mentiras por el ex presidente municipal y ex diputado federal Jaime Calleja Andrade, planillas rojo y verde respectivamente si mal no recuerdo. Después de dicho proceso el PRI local ha vivido cuatro lustros de interinatos en virtud de que así lo determinó José de Jesús Reyna, el otrora todopoderoso político que en estos momentos es inquilino distinguido en una mazmorra de mil cumbres, con cargo al erario desde luego, y así lo determinó por la simple razón de que, premeditadamente durante todo ese período ¡no hubo consejo político!, mismo que, de conformidad a los estatutos priistas podrían lanzar la respectiva convocatoria para elegir a sus directivos. Ahora el actual presidente del Comité Directivo Estatal Víctor Silva Tejeda por fin vino a Apatzingán para cubrir con tan importante trámite, ya hay consejo.

Pero volviendo al asunto de la última elección priista en las urnas, en ese tiempo el delegado especial del Comité Directivo Estatal fue Don Homero Gómez Pérez (q.e.p.d.), hombre de fuerte carácter que, cuando en la reunión previa para iniciar sus campañas proselitistas las planillas que se inscribieron, a pregunta expresa, qué podían y qué es lo que no podían hacer, su respuesta fue tajante: TODO SE VALE, PUEDEN HACER LO QUE QUIERAN.

 

En esas condiciones FRESPA que venía precedida de mucho trabajo comunitario (que no político) y que apoyó a Rogelio Barragán Cabrera (ahora flamante presidente del PRI local por obra y gracia del dedazo y regidor del actual ayuntamiento), simple y sencillamente se echó en la hamaca. Por su parte el “toro bravo” sacó el colmillo bien retorcido y los recursos como carta de presentación para obtener finalmente el triunfo. Recuerdo que, como parte del anecdotario, repartió al por mayor vales de huesos con carne, de a dos o tres kilos por persona, no faltaba más. Una vez que se alzó con la victoria, las gentes (ya en ese tiempo había mucha hambre en la región de tierra caliente) se quejaban que, al acudir a la carnicería para que Jorge Luis Castañeda Castillo hiciera efectivos los mencionados vales, éstos fueron surtidos pero a cada kilo se le rasuraban hasta doscientos gramos, “y eso no es justo” decían. Ese domingo en que los priistas acudieron a las votaciones, el grupo de la planilla roja de Castañeda, practicó muy bien todas las mañas y trampas propias de su nuevo partido (él venía del PRD, partido del cual tapizó en su momento su carnicería), así es de que las camionetas no se daban abasto para el acarreo, la doble votación, tuvieron el cuidado de que mientras los votantes esperaban en la fila, para que no se desesperaran estaban bien atendidos, a domicilio les llevaban su agua de sabor bien fría (las frías vendrían después) y hasta picos de gallo. Por su parte a Rogelio Barragán, su benefactor no le dio ni un solo litro de gasolina, mucho menos algunos vehículos que de sobra tenía, por eso el apoyo que le manifestó, fue como dicen, de los dientes para afuera, vil mentira.

 

LORENZO CÓRDOVA VIANELLO.- TRAICIONA LA MEMORIA DE SU PADRE.

Y como apuntamos, lógico fue que Jorge Luis Castañeda ganara. Con las ambiciones que le conocemos, lógico también fue que desde ahí pavimentara el camino hacia la presidencia municipal, objetivo que logró para el trienio de 1999-2001.

 

De conformidad a los lineamientos de ese proceso, nada hubo que reclamar, nadie pidió voto por voto y casilla por casilla, tampoco se recurrió a la quema de las boletas electorales ni nada por el estilo, nadie reclamó que el “toro bravo” se brincó los topes de campaña ni que el “delegado” fuera parcial a tal o cual candidato, no se ocupó ninguna ley, ni estatutos, ni se habló de dinero mal habido, ni simulaciones como en la actualidad, Don Homero Gómez Pérez fue muy claro y enfático: AQUÍ TODO SE VALE.

 

¿Y por qué se me ocurrió escribir esto?

Porque veinte años después, pero en grado superlativo en vista de que aquello fue un simple aprendizaje, el priismo en las ligas pequeñas, ahora se practica de todo, con un alto grado de hipocresía, simulación y disimulo de las autoridades electorales que prefieren el confort que da el dinero, prefieren voltear a otro lado y la aplicación de la ley no deja de ser un mero pensamiento de idiotas y de ignorantes que no ven lo que está sucediendo en México.

GUILLERMO ANAYA.- LO ACUSA LA FUNDACIÓN COLOSIO DE COAHUILA.

Por eso cuando se habla de los organismos electorales locales que “sancionan” los procesos para gobernador, eso y la carabina de Ambrosio, están y estarán invariablemente al servicio del amo, de quien les paga, la moral de ellos es la misma del matón que lo fue Gastón Natividad de los Santos que era su verdadero nombre, alias el “alazán tostado”.

 

Por eso cuando se habla del Instituto Nacional Electoral (INE), se me revuelve el estómago de ver las poses y actitudes de nefasto presidente Lorenzo Córdova, vil traidor de la memoria de su padre Arnaldo Córdova, hombre idealista, inteligente y de tan gratos y memorables recuerdos, miembro distinguidísimo de la auténtica izquierda mexicana y su Partido Comunista Mexicano. Lorenzo, el que denostó a la clase indígena sin que el presidente Enrique Peña Nieto se inmutara, el mismo que en la actualidad está forrado de billetes, el que practica la misma moral de Gastón N. Santos.

 

Sobra decir que las cuestiones legaloides en cuestiones electorales y “sus instituciones”, como la misma Fiscalía Especializada Para Delitos Electorales (FEPADE), la Subsecretaría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros de la PGR, los mismos que (como dije hace tiempo, hágase tu voluntad en los bueyes de mi compadre), en concordancia con las procuradurías estatales, tratan de aplicarle la ley a la “recaudadora” lopezobradorista Eva Cadena. Los mismos que no tocan ni con el pétalo de una rosa a todos los secretarios de estado que, cotidiano era estuvieran en campaña en el Estado de México, operando en favor del candidato oficialista Alfredo Del Mazo Maza, cuyo tope de campaña se brincó las trancas el mismísimo primer día de su proselitismo. Son los mismos que ahora tratan de amedrentar a los Anaya, a Guillermo ahora ex candidato de Coahuila, a quien la Fundación Colosio de ese estado está acusando de haber utilizado dinero sucio en su campaña, una verdadera aberración que ese organismo diga tener pruebas contundentes de su dicho, aberración en vista de que los organismos electorales y la misma FEPADE no se dieron cuenta de nada, y Ricardo que, con la misma acusación coahuilense, piensan le perjudicaría en sus aspiraciones presidenciales.

EVA CADENA.- A ELLA SI LE PERSIGUE LA JAURÍA.

Que el dinero mal habido, los topes de campaña, el involucramiento oficial, la tarjeta rosa, los organismos locales electorales, que el INE, que la FEPADE, que el recuento de voto por voto y casilla por casilla, que tanto ladrar y ladrar porque no aceptarán los resultados cuando no les favorecen, que las encuestas de salida, que las increíbles empresas encuestadoras, el PREP. Todo eso, ¿Para qué? ¿Para gastar más dinero? ¿Para legitimar lo ilegítimo?

 

Estos son los adoradores de Gastón N. Santos, “el alazán tostado”, los mismos que se abrazan de su “árbol de la moral”. Es triste reconocerlo pero este es el México nuestro, el de la simulación y la hipocresía, el de la aplicación de la ley de manera selectiva sin ningún tipo de escondrijo, éste cuyos gobernantes no tienen piedad con los que menos tienen y que, día a día son más.

 

¿Para qué gastar tanto dinero en elecciones si la democracia está secuestrada por una pandilla?

 

¿Para qué gastar tanto en elecciones si la corrupción inicia antes, durante y después de la jornada electoral?

 

Mejor como dijo Don Homero Gómez Pérez hace veinte años, al fin y al cabo es lo mismo, todo se vale. ¿O no?

 

 

Escrito por Armando Vargas Mora

Armando Vargas Mora

Contador y analista político

About the author

Armando Vargas Mora

Contador y analista político

Readers Comments (2)

  1. Contador muy acertada tú anécdota,”Recordar…!!!Para no olvidar….
    Efectivamente Don Arnaldo se está revolcando en su tumba con un hijo como Lorenzo, sin conciencia social. Verdaderamente ese hecho de denigrar a nuestros indígenas es indignante, Lorenzo se burló….!!!Y no pasó nada!!!…

    Responder
    • Armando Vargas Mora Julio 24, 2017 @ 3:09 am

      AGRADEZCO TU COMENTARIO JULIO CÈSAR.
      Y SI LORENZO CÔRDOBA SIGUE EN EL INE COMO TODO HACE SUPONER,DE ANTEMANO EL PROCESO ELECTORAL DE 2018 HUELE A PODRIDO.
      UN ABRAZO.

      Responder

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*