El Caso contra Renato Ibarra se cae Lucely Chalá: Renato no me agredió físicamente

 

 

Parte II

 

 

Iván Ureña

Hoy ante la expectativa de los medios de comunicación que se congregaron en el Reclusorio Oriente, lo que sobraban era las especulación y los rumores, pero todos concluían: ella y su abogado exigen que se aplique la ley. Además pesaba las expresiones de la señora, viví un martirio, no lo hago por dinero, las mujeres deben perder el miedo.  

 

Desde el día 5 de marzo, que trascendió en redes que el futbolista Renato Ibarra había sido detenido, la señora Lucely Chalá y su familia, se victimizaron y a los cuatro vientos lo dijeron, declararon, reiteraron, redundaron, mostraron,  señalaron y hasta lo firmaron:

Mientras él me pegaba, sus familiares en lugar de calmarlo comenzaron a pegarle a mi hermana y luego a mi”, “Péguenles, no importa si hay un muerto” , “corrí con surte, fui de las pocas de quedar viva”, “no debemos permitir agresiones”.

 

En las declaraciones firmadas de Lucely Chalá acusaba a las cuñadas de haberla ofendido, diciéndole que ella y su hermana eran unas interesadas por el dinero.    

 

Y el padre, el señor Cléber Chalá lapidario “Todo es por el cochino dinero, que el papá (de Renato) piensa que todas las mujeres que se le acercan es por dinero” “pensó que con el dinero que tiene  puede hacer lo que le da la gana” “No va a poder negar nada, yo tengo videos de todo”.

 

Para finalmente, en la segunda y decisiva audiencia, la señora Lucely Chalá negarlo todo, sin el menor recato y rubor: Renato no me agredió físicamente.

 

Amigo lector, saque sus propias conclusiones sobre la señora Lucely Chalá y familiares que se prestaron a todo esto.

 

Nos queda una reflexión profundamente. Sin duda, es necesario castigar enérgicamente la violencia contra las mujeres, pero cómo protegernos y qué hacer, cuando una mujer exagera las cosas y logra manipular a la sociedad.Y peor aún, con sus últimas declaraciones, la señora Lucely manda un mensaje funesto: los golpes a las mujeres tienen precio. Además, debe haber sanciones para quien le mienten tan groseramente a la autoridad.

 

Por último, es muy grave la impunidad en la violencia de género, pero también, inventar delitos que no se cometieron. Y para desgracia, esas dos situaciones se presentaron en esta ocasión: quedaron impunes los golpes a una mujer y ella y su abogado inventaron delitos que nunca existieron: intento de feminicidio e intento de aborto, con el único y exclusivo propósito de sacar dinero.

 

 

Sobre Iván Ureña 264 Artículos
Premio Nacional de Periodismo 2017. Premio Estatal de Periodismo Morelos 2012, empresario y maestro en Economía por el ITAM. Asesor en deuda pública, en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, del año 1997 al 2001.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*