En riesgo la estabilidad en Michoacán dice Silvano Aureoles Conejo

Artículo Leído: 75 veces

YO ACUSO

 

 

Armando Vargas Mora

Apatzingán, Michoacán; 20 de Julio de 2015

El gobernador electo Silvano Aureoles Conejo evidentemente se encuentra preocupado, en declaraciones del pasado domingo, sin pretender ser alarmista –aclaró-, esbozó un escenario complejo en Michoacán, con múltiples problemas estructurales y con signos de ingobernabilidad. Dijo: “yo veo signos preocupantes que pueden configurar un estado y un escenario de riesgo para la estabilidad de Michoacán”.

 

Dichas declaraciones nos han llevado a pensar que, en realidad no puede estar en riesgo lo que no se tiene: Estabilidad política económica y social principalmente. ¿Por qué? Simple y sencillamente porque en Michoacán lo que si tenemos es un estado fallido, los hechos así lo demuestran.

 

En primer lugar, acabamos de pasar por unas elecciones en donde afloraron nuevamente las mismas condiciones de los años 2011 y 2012. La inestabilidad política es evidente. Los Michoacanos tenemos que ceñirnos el traje que nos mandaron hacer con el sastre equivocado: Un gobernador ridículo e incompetente y presidentes municipales de a mentiras que no cumplen con el mandato constitucional.

 

En segundo lugar, es incuestionable que por los problemas y acontecimientos sociales, por la terrible inseguridad que va en aumento, los empresarios no ven las condiciones para invertir en nuestro estado. La inestabilidad económica es patente, el desempleo también va en aumento y por lo mismo las condiciones tan paupérrimas que padecemos indican el sello en un estado que, cuenta con todos los recursos naturales para vivir de manera decorosa.

 

Y en tercer lugar, la inseguridad, la inestabilidad social es un auténtico terrorismo. Al sometimiento de que es objeto y ha sido ya por muchos años esta sociedad, a las masacres del 10 de Abril del 2013, cuyas víctimas, según el Pbro. José Luis Segura Barragán

 

Fueron 37 y no las once de la versión oficial, las de Felipe Carrillo Puerto “la ruana” que arrojó once muertos (hecho del que no hay un solo culpable en vista de que la gente del americano, también están ya en libertad desde hace tres días), y la de Apatzingán del pasado 6 de Enero donde se dijo oficialmente que habían sido nueve víctimas y que, hace tres meses Laura Castellanos aclaró que realmente fueron 16, conclusión a la que llegó después de reconstruir los hechos con base a testimonios grabados de 39 personas sobrevivientes, fotografías y videos aseguró que así lo demuestran. A todo lo anterior, habrá que agregarle los últimos acontecimientos que demuestran la fragilidad de cualquier residuo del estado de derecho, residuo que encontraremos si es que buscamos en las cañerías del círculo de farsantes que se dicen gobernantes.

 

Para demostrar lo anterior, bastan los lamentables acontecimientos de ayer domingo en la comunidad indígena Santa María Ostula, municipio de Aquila que, por la gravedad, las autoridades tienen la ineludible obligación de dar una explicación clara, verídica y contundente, así esté remando contra la corriente debido al descrédito, porque las primeras informaciones de que disponemos, hablan de la muerte de dos menores, Heriberto Reyes García y NeimíNátali Pineda Reyes de 12 y 6 años respectivamente, y Melesio Cristiano de 60 años. Igualmente se habla de que el joven Antonio Alejo Ramos de 17 años y Horacio Valladares de 32, quedaron heridos, todos ellos, según la denuncia de los pobladores, víctimas del llamado “grupo de coordinación Michoacán” compuesto por las fuerzas federales, estatales y municipales (cuando menos en teoría). Lo anterior se derivó por la detención que la corporación hizo de Refugio Serrano de quien la comunidad dice no conocer su paradero, así como de CemeíVerdia Zepeda que se venía desempeñando como comandante de la policía comunitaria. Los pobladores, decidieron establecer retenes en las encargaturas con la finalidad de evitar más detenciones, fue así que como a eso de las 17 horas del domingo anterior como señalamos, el “grupo de coordinación Michoacán” decidió impactar sus vehículos contra las barricadas y la información no aclara si el fuego fue unilateral.

 

Por lo pronto la comunidad designó a Germán Ramírez en sustitución de Cemeí Verdia Zepeda que al parecer fue trasladado a Morelia. Se dijo también que la intervención del “grupo de coordinación Michoacán”, es una clara violación a los acuerdos firmados entre la comunidad y los gobiernos federal y estatal. Como quiera que haya sido, son hechos lamentables a todas luces, una raya más al tigre en estos momentos tan difíciles para los gobiernos federal y estatal, sobre todo en estos momentos de transición política estatal, por eso, tiene mucha razón Silvano Aureoles en manifestar preocupación.

TEPALCATEPEC UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO

Pero lo anterior no vaya Ud. A creer que es un hecho aislado. Resulta que el pasado miércoles 15, a eso de las 12.30 horas, un camión con una treintena de soldados aproximadamente, unos seis vehículos con policías federales y el o los agente (s) del ministerio público federal, con la respectiva escalera, salieron rumbo a Tepalcatepec con la finalidad de cortar la luz a sus habitantes. Tal vez debo hacer mención que los tepequenses desde hace un par de años más o menos, el noventa por ciento no paga la luz, es más, algunos quitaron hasta los medidores. ¿El motivo? Otra vez volvemos a lo mismo, al tan ansiado y anhelado estado de derecho. Porque por un lado, tenemos que el famoso “derecho de alumbrado público” es anticonstitucional, tal se desprende de la fracción XXIX-A, numeral 5º, inciso a), que imposibilita a los congresos de los estados para “legislar” en materia energética, sin embargo la ley de ingresos de los municipios, aprobada por nuestros distinguidos diputados locales, incluye el referido cobro que, en la práctica se hace efectivo a través de la comisión federal de electricidad que hace las veces de retenedora y, por otro lado, tenemos que la propia comisión federal de electricidad, de manera unilateral y arbitraria, dictaminó que en esta región cuyas temperaturas cotidianas oscilan entre los 36 y hasta 44 grados centígrados, durante seis meses del año debe aplicarse una tarifa de invierno, situación absolutamente falsa, lo que no es falso es el cobro muy superior por un clima inexistente. Por lo anterior es que con toda razón los habitantes de Tepalcatepec decidieron la suspensión al pago de energía eléctrica. No debe interpretarse que estamos de acuerdo con medidas radicales, todo lo contrario, estamos a favor de que los primeros obligados en respetar el estado de derecho es el propio gobierno, es el que debe predicar con el ejemplo.

 

Pues bien, volviendo a las primeras líneas del tema, a eso de las 17.00 horas, soldados a la expectativa, policía federal y el agente del ministerio federal, pretendieron que algunos dueños de negocios, entre ellos la pizzería de Salvador Miranda Ochoa, les firmaran unos documentos, situación a la que naturalmente se negaron. Acto seguido, procedieron al corte de energía desde los postes, fueron unos cuantos. Todo ocurría en la calle principal, frente al cine Diana. Como la gente de Tepalcatepec está bien organizada, cuando sobre ellos existe algún peligro, de inmediato lanzan tres cuetes, esa es la señal, de inmediato cundió la alerta y la alarma, los habitantes se empezaron a juntar y en menos de lo que canta un gallo todas las policías se vieron cooptados, la situación se puso tensa, muy delicada y que, pudo haber terminado peor a lo ocurrido en Santa María Ostula, afortunadamente  no ocurrió así y la situación se calmó cuando los mismos empleados de la comisión federal de electricidad volvieron a reconectar los servicios.

 

Por último, no me cansaré en señalar que el estado de derecho se crea cuando toda acción de gobierno y gobernados encuentra sustento en la norma, en el respeto mutuo por la ley. Dicen que la esperanza muere al último. Yo creo que los michoacanos, como el AVE FÉNIX, NOS LEVANTAREMOS DE ENTRE LAS CENIZAS.

 

Escrito por Armando Vargas Mora

Armando Vargas Mora

Contador y analista político

About the author

Armando Vargas Mora

Contador y analista político

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*