Imposible erradicar mañas

Artículo Leído: 90 veces

YO ACUSO

 

 

Armando Vargas Mora

Apatzingán, Michoacán; 08 de Junio del 2015.-

Si durante las elecciones de 2011 y 2012 todo mundo estuvo enterado de la intromisión del crimen organizado en las elecciones electorales michoacanas, no sé qué defecto le ponen a las del Domingo anterior.

 

Los mismos rostros, el mismo territorio y las mismas mañas refinadas y aumentadas. Hay quien se quiere curar en salud, pero dudo que se atrevan a lanzar la primera piedra.

 

En la elección por la gubernatura, ni para el más tullido en política fue sorpresa, para los alambristas se trató de un día de campo, de algo divertido y mero trámite.

 

Silvano Aureoles Conejo, aiga sido como aiga sido, pasó con su aplanadora sobre José Ascensión Orihuela Bárcenas, la alianza PRD-PT y NUEVA ALIANZA obtuvo un poco más del 36% de la votación total (529,883), por el 28% del PRI-VERDE ECOLOGÍSTA (409,377) y el 24% (351,749) del PAN y su candidata Luisa María Calderón Hinojosa.

 

SILVANO AUREOLES.- MÁS PEÑISTA QUE PEÑA.

SILVANO AUREOLES.- MÁS PEÑISTA QUE PEÑA.

En su momento, aquí apuntamos que desde la elección misma del famoso “Chon”, podría tratarse del pago de la factura por los acuerdos que emanaron desde el 2 de Diciembre del 2012 y el pacto por México. Desde esa fecha Silvano Aureoles se convirtió en uno de los más fervientes admiradores y operadores del presidente Enrique Peña Nieto –más peñista que Peña-, fue evidente, independientemente de la habilidad política del futuro gobernador que supo manejar las fichas y “los chuchos”, escalando en primer término a la presidencia de la cámara de diputados y luego a la candidatura michoacana que dio sus frutos el pasado Domingo con su inobjetable triunfo, sin embargo, Ascensión Orihuela dice que él y su partido se irán a los tribunales, a las instancias legales. Los resultados parecen irreversibles.

 

En lo que respecta a la elección municipal, el apatzinguense César Chávez Garibay con su partido el revolucionario institucional en compañía con el verde ecologista, se alzó con el triunfo con 11,214 votos, es decir casi el 30% de la votación, su más cercano perseguidor lo fue el empresario Fernando Ponce Contreras que obtuvo 9,061 votos, el 24%. Muy lejanos quedaron los representantes de los partidos de la revolución democrática, del trabajo y encuentro social que no pintaron. También es importante hacer notar que, en tratándose del partido de la revolución democrática, ofreció un tremendo hándicap en virtud de dos situaciones que fueron fundamentales, en primer lugar porque los “asesores” del joven Manuel Mendoza, valiéndose de subterfugios y artimañas, arrebataron en los tribunales la candidatura al Sr. Genaro Guízar Valencia y en segundo, que en vista de lo anterior, los amarillos tuvieron menos de un mes para el proselitismo. Con la maniobra anterior, se dijo que los principales beneficiarios serían precisamente César Chávez y Fernando Ponce, como presumiblemente ocurrió. En la mente de la población quedó la convicción de que el ex diputado local y ex presidente municipal sí hubiese sido un oponente con opción de triunfo, sin embargo las cosas se dieron de diferente manera, el político aguilillense cometió marcadas  imprudencias posteriores y ahora se encuentra en el limbo.

 

JAIME RODRIGUEZ “EL BRONCO”

JAIME RODRIGUEZ “EL BRONCO”

En otro orden de ideas, la elección pasada demuestra fehacientemente el hartazgo hacia los partidos políticos, que el sistema político mexicano está totalmente debilitado y que la gente demostró su simpatía hacia las candidaturas ciudadanas, la mejor prueba son los triunfos, en primerísimo lugar de Jaime Rodríguez “el bronco” que, con la ayuda del empresariado de Nuevo León, gobernará ese estado los próximos seis años, lo sorprendente de este personaje fue la holgura de su victoria ya que obtuvo casi el 50% de la votación, algo poco usual, su adversaria, la priista Ivonne Álvarez apenas obtuvo el 24% de la votación total.

Igualmente en Cuernavaca, el carismático Cuauhtémoc Blanco obtuvo un gran triunfo y de paso ayudó para que su ocasional partido mantenga su registro, lo menciono porque prácticamente se trató de una elección en donde el electorado se fijó en el personaje.

 CUAUHTEMOC BLANCO.

CUAUHTEMOC BLANCO.

En Morelia, Alfonso Martínez también obtuvo un valioso triunfo ciudadano, al momento de escribir las presentes líneas aventaja 10 mil votos al priista Jaime Darío Oseguera, algo que se antoja prácticamente irreversible.

ALFONSO MARTINEZ.

ALFONSO MARTINEZ.

Pero independientemente de todo lo anterior, de una cosa debemos estar seguros, en México tenemos una democracia que no acaba de llegar, incipiente por no decir diluida, con diez partidos que mañosamente se han apropiado de voluntades y prerrogativas, con dirigentes que en la práctica han instalado una empresa privada, de su propiedad absoluta y que, en compañía con “la casa matriz”, han conformado el círculo de farsantes que lucran impunemente de un presupuesto que el año anterior en que no hubo elecciones osciló de entre los 15 mil millones de pesos y, este año 18,500 millones. El código federal de instituciones y procedimientos electorales y los de los respectivos estados, deben señalar expresamente los métodos y procedimientos para que los partidos políticos se agencien  los recursos financieros necesarios para su propia subsistencia y campañas políticas, los mexicanos no deberíamos estar obligados a aportar ni medio centavo para sus funciones y, por ende, tampoco para mantener a tanto zángano que ya hace tiempo encontraron su modus vivendi, el paraíso terrenal mientras millones de mexicanos mueren paulatinamente a consecuencia de la desnutrición y el hambre, por la ausencia de medicamentos y una vida digna.

 

Y es precisamente el hambre lo que orilló a mucha gente a vender el voto, los 500 pesos les sirvieron para comer dos o tres días, pero estarán de rodillas más de mil.

 

La misma gente, el mismo territorio, las mismas mañas. Hay detenidos, vamos a ver cómo actúa “la autoridad”.

 

Y lo dicho, esto no se acaba hasta que se acaba, habrá sorpresas, de eso estamos seguros y en el momento oportuno lo consignaremos, la palabra de Miguel ángel Osorio Chong está de por medio. Veremos.

 

Escrito por Armando Vargas Mora

Armando Vargas Mora

Contador y analista político

About the author

Armando Vargas Mora

Contador y analista político

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*