La quemazón es la consecuencia de la sordera del presidente municipal José Luis Cruz Lucatero

LA VECINDAD QUE QUEDO CONVERTIDA EN ESCOMBROS.

YO ACUSO

 

 

Armando Vargas Mora

Apatzingán, Michoacán; 6 de Enero de 2020.- Dicen que sobre aviso no hay engaño, lo anterior porque quien esto escribe, el 9 de Diciembre pasado, por medio del Facebook textualmente escribí: AL PRESIDENTE MUNICIPAL JOSÉ LUIS CRUZ LUCATERO, CUYA VORACIDAD NO TIENE LÍMITE, LE VALE QUE SE HAYA QUEMADO UNA CASA EN APATZINGÁN, AQUÍ SE SIGUEN VENDIENDO COHETONES Y HASTA LAS LLAMADAS BAZUCAS CUYO COSTO ES DE 350 PESOS. LA LEY FEDERAL DE EXPLOSIVOS Y ARMAS DE FUEGO? SE LA PASA POR EL ARCO DEL TRIUNFO. CUALQUIER DESGRACIA ADEMÁS DE LA QUE YA OCURRIÓ, EL RESPONSABLE DIRECTO SE LLAAMA JOSÉ LUIS CRUZ LUCATERO. LO ANTERIOR FUE ILUSTRADO CON UN VIDEO EN LA PARTE INFERIOR DEL PEQUEÑO ESCRITO Y QUE HACIA CONCIENCIA PARA EVITAR EL USO DE ESTOS PELIGROSOS MATERIALES.

 

Posteriormente, el 25 del pasado, por el mismo conducto titulé: CERO Y VAN DOS, y en el mismo tenor recrimino el hecho de una segunda humilde casa quemada a consecuencia de la venta indiscriminada de estos explosivos, poco le interesó al presidente cuya característica principal es la ceguera y la sordera, no escucha ninguna denuncia y continúa con su acostumbrada simulación, hipocresía y falta de tacto para la prevención de los problemas como el que nos ocupa.

 

LA VECINDAD QUE QUEDO CONVERTIDA EN ESCOMBROS.

 

                                             

Pero no conforme con los anteriores lamentables acontecimientos, el pasado Lunes 30 de Diciembre ocurrió lo que bien podríamos llamar LA CRÓNICA DE UNA DESGRACIA ANUNCIADA, porque ese día a eso de las 21.00 horas, en el domicilio donde confluyen las calles de Francisco Argandar y Cayetano Andrade inició un voraz incendio que acabó con lo que era una humilde vecindad. Según testigos presenciales, con los que platiqué, dicen que en esos momentos había quien estaba tirando esos artefactos que llaman “chifladores” que suben y van cayendo aún con lumbre, y que la conflagración empezó en la parte de atrás, que todo fue muy rápido y el inmueble se vio envuelto en las llamas, en uno de los cuartos del fondo, se encontraba un pobre hombre que era un poco sordo, que vino del estado de Morelos para trabajar en el corte de limón, de tal manera que cuando se enteró pretendió salir pero cayó muy cerca del baño, tal vez un poco intoxicado por el humo, la cuestión es que no logró reaccionar y desgraciadamente perdió la vida, su cuerpo quedo “así de chiquito” apuntan los vecinos, lamentando que su cuerpo quedó totalmente carbonizado, de él únicamente saben que se llamaba Fortino y que vino de aquel lugar para trabajar en el corte del limón como apuntamos, nadie de los vecinos contaba con un domicilio o teléfono de sus familiares, de tal suerte que a estas alturas lo más seguro es que nadie de su familia esté enterado de esta tragedia humana.

 

SRA. MA. DEL CARMEN CERVANTES VIRELAS.-DUEÑA DE LA VECINDAD.

 

Igualmente platicamos con la propietaria de la vecindad, la Señora Ma. Del Carmen Cervantes Vireles quien desde luego se lamentaba por lo ocurrido y por la presión policíaca que, aun cuando está enferma y usa una muleta en vista de que no puede caminar, le han dicho que tiene que ir a declarar o que le fincarán responsabilidades a ella. Se lamenta también de que el presidente municipal -que ya hizo acto de presencia para la foto y dar a conocer la “gran ayuda que les brindará”-, a través de “un Sr. Oscar (Oscar López Rodríguez, titular de enlace ciudadano), le ayudará únicamente con una cama, 15 láminas de la galvanizada y unos montenes. A los otros afectados definitivamente nada más, les informó el enviado del ayuntamiento, les ayudarán exclusivamente con la compra de una cama de las más económicas, de esas que venden por el rumbo del “barrio caliente”. De ello se lamentan los afectados Antonio Aguirre Delgado, Ma. Del Carmen Alvarado González, María Mendoza, y otros dos cortadores de limón que en el momento de la entrevista no se encontraban presentes y que cuyos nombres son Jorge y Ernesto. Y para “amarrar” lo anterior los hicieron firmar un documento elaborado por la propia autoridad, donde ellos mismos destacan la gran ayuda y humanismo del Sr. Presidente municipal, documento del cual una copia obra en nuestro poder, fechado el 2 de Enero.

 

ANTONIO AGUIRRE DELGADO.- AFECTADO.

 

También hay que decir que, un hermano de la dueña de la vecindad de nombre José Cervantes Virelas, ocupaba uno de los cuartos para almacenar plásticos que recolecta para su venta y que ya sabemos son altamente inflamables.

 

Es una verdadera lástima que la “autoridad” municipal no se responsabilice de esta situación tan lamentable, estas personas se quedaron sin ropa, licuadoras, ventiladores, sus roperos, utensilios de cocina, estufa y tantas cosas que perdieron.

 

En situaciones normales lo que debería proceder sería la renuncia inmediata del presidente sordo, el que nunca quiso escuchar los llamados de la población, molesta y enfadada por esos cohetones tan estruendosos que a cada momento se dan por las noches, principalmente durante todo el mes de Diciembre, amén de las llamadas “cebollitas”, los “chifladores” y hasta bazukas.

 

ESTE ES EL DOCUMENTO DONDE ELLOS MISMO DICEN DEL NOBLE CORAZÓN Y CALIDAD HUMANA DE CRUZ LUCATERO.

 

Ya sabemos que México es un país de leyes, no de justicia; y que es muy lamentable cuando esas leyes son transgredidas por las propias autoridades. Porque año con año, por principio de cuentas se instalan tiendas para la comercialización de pirotecnia, la Ley de Explosivos y Armas de Fuego en Apatzingán es letra muerta, la SEDENA no se entera, el titular de protección civil Fernando Barrera Solís no interviene y está al servicio del presidente municipal para conservar la chamba, el presidente municipal voltea hacia otro lado y se hace el disimulado, como que la Virgen le habla; y los padres de familia de plano no le hacen caso al presidente López Obrador y permiten que sus hijos se emocionen al prender ristras de cohetes soñando que serán los futuros sicarios, los padres y los abuelitos no les jalan las orejas; una amalgama muy a toda madre, la suma de las culpas, si de buscar culpables se trata, porque hay que decirlo, existen criterios que, en aras de defender lo indefendible, me refiero al presidente municipal José Luis Cruz Lucatero, señalan mejor con índice de fuego a los “papases y las mamases”.

 

Resulta verdaderamente lamentable que se minimice lo ocurrido, porque se trata de una verdadera tragedia donde un pobre hombre perdió la vida, don Fortino, un cortador de limón cuyos apellidos nadie los supo de entre sus vecinos, un hombre trabajador que vino desde el estado de Morelos a buscar cómo ganarse la vida, lo que encontró fue la muerte, una muerte que se pudo evitar si las autoridades cumplieran con sus obligaciones tal y como mandatan nuestras leyes, si cumplieran de verdad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, esa que juraron cumplir cuando en mala hora llegaron al poder.

 

Ni hablar, la rana sorda llegó y cuando se encaramó al tapanco perdió piso, hoy se la cree y hasta sueña con una diputación federal o local, no le hace gestos a ninguna. ¿No le remorderá la conciencia por todas estas desgracias de Diciembre pasado, presuntamente ocasionadas por la venta indiscriminada de cohetones, cebollitas, chifladores, pero principalmente por la terrible muerte de ese hombre llamado Fortino?

 

 

Sobre Armando Vargas Mora 197 Artículos
Contador y analista político

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*