ORIGEN Y SOLUCIÓN DEL TEMA DEL AVIÓN PRESIDENCIAL

 

 

 

“No hables mal del camello porque no lo vas a poder vender”. Refrán Árabe.

 

 

Ciudad de México, 14 de julio de 2021

Origen: Desde mediados de 2012 el Gobierno Federal saliente de entonces decidió de manera consensuada con el gobierno entrante, la compra de un nuevo avión para uso del presidente de la República, de amplias dimensiones y acondicionamiento personalizado.

 

El costo y características del avión fue aprovechado por el principal líder de la oposición de aquellas Administraciones Públicas Federales para evidenciar el lujo y exceso de gasto para viajar en que incurrían los altos funcionarios federales. Se popularizó la expresión “Ese avión, ni Obama lo tiene”.

 

El avión se recibió en 2016 y fue usado por el presidente Peña Nieto durante los últimos tres años de su mandato. El costo de la compra y mantenimiento excede los 200 millones de dólares y se debe cubrir en un periodo de más de 12 de años; además el hangar presidencial del AICM se tuvo que reconstruir para poder recibir y resguardar la aeronave.

 

Durante la campaña presidencial de 2018, el candidato que resulto ganador insistió en que no usaría el avión presidencial y que lo pondría a la venta.  Alegando que un país con una población con tantos pobres no debía pagar un lujo innecesario.

 

A inicios de 2019, lo enviaron a California durante un año, para ser exhibido y ofrecido en aproximadamente 130 mdd, pero no se vendió. Al ser un aparato de grandes dimensiones y acondicionamiento muy particular y lujoso, su mercado de venta es pequeño y muy exigente.

 

Al ver que la venta no se había logrado la actual Administración Pública Federal ideó realizar una rifa con boletos a 500 pesos. Para lograr la mayor cantidad de boletos posible pidió apoyo de los grandes empresarios para que fueran colocados entre sus empleados, y es sabido que en las oficinas de Gobierno Federal, los boletos fueron comprados por números servidores públicos de diversos niveles.

 

Independientemente de los resultados de la rifa y de que el premio real no era el mismo avión sino un monto determinado por cada boleto ganador, el monto neto recaudado no cubre ni el 15% del valor original del aparato.

 

Además, la idea original de la venta del avión era evitar que el costo lo pagará la población en general, pero al vender los boletos entre los empleados, de manera aparentemente voluntaria, el resultado es que los ingresos de la rifa provienen de la misma población. Claro que los pocos boletos ganadores si fueron pagados entre la población, pero esto es una concentración de riqueza, puesto que cada premio individual fue de 20 mdp.

 

A mediados de julio de este año se anunció que el avión se usaría para transportar equipo material deportivo a los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón. Es decir, se está usando como avión de carga. Además, se ofreció para viajes de cumpleaños y bodas, considerando que la capacidad es de 80 pasajeros, nuevamente, esto tendría un mercado muy pequeño y esporádico. De esta manera no se recuperará el costo financiero y se esta convirtiendo en un lastre político.

 

En resumen, ya se cumplieron tres años desde que el actual gobierno ganó las elecciones presidenciales y no ha podido resolver esta simple propuesta de campaña sobre un tema que ya se conocía desde hace años. Se cumplió el refrán árabe: “No hables mal del camello porque no lo vas a poder vender”.

 

Solución:  Ante la falta de resultado reales entre la venta, la rifa y el alquiler de la aeronave, es válido aprovechar sus características para promover la imagen de México como un país con amplio potencial económico, tanto para atraer inversión extranjera directa como para aumentar el volumen del comercio exterior y de la industria turística e inmobiliaria.

 

A inicio de esta APF se eliminó un órgano desconcentrado de la Secretaría de Economía, Proméxico, por ser muy oneroso y dar pocos resultados. Las funciones pueden ser cubiertas por la misma Secretaría y por otras instituciones públicas como el Bancomext e incluso la Secretaría de Turismo, organizando exposiciones y ferias internacionales por semana, sobre todo en países donde las condiciones de acceso son difíciles por razones de distancia y conexiones, como pueden ser Asía, Australia y Europa Oriental, regiones hacia donde México exporta poco.

 

Solo deben tener a su disposición una herramienta de transporte como el mismo avión en cuestión y cubrir sus costos de los próximos años con cuotas cobradas a empresas privadas que participan en el comercio exterior, el turismo, e inclusive la gastronomía de México, que tiene gran aceptación en el extranjero.

 

Pueden usar el avión como un club de viajeros internacionales, de grandes empresas del sector privado y/o de cámaras empresariales, para los cuales la imagen es importante y estarían dispuestos a cubrir una cuota anual de membresía de 100,000 dólares, por una limitada cantidad de 300 o 400 lugares, que obviamente se alternarían de acuerdo con la temática de la exposición o feria.  Con esta propuesta se podrían recaudar 120 millones de dólares en los próximos tres años y los pagarían sectores pudientes de la población.

 

 

Mtro. Juan Aurelio Grullón

@OpinayDebate1

 

 

Sobre Juan Aurelio Grullón S 11 artículos
Mtro. Juan Aurelio Grullón S. Lic. en Economía (Mejor promedio de su generación); Becado y Egresado de la Maestría de Economía de El Colmex; y Maestría en Administración. Diplomado en Análisis y Evaluación Financiera por el Tec de Monterrey. Ha laborado en el Banco de México (1993-1996) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (2010-2015). Actualmente es docente. Ha sido tres veces campeón de tenis.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*