TRUMP HUYE HACIA ADELANTE

 

 

 

 

 

J.  Rigoberto Lorence

Con un acto de guerra que se ejecutó sin declaración oficial, tal como fue el aniquilamiento del comandante militar de mayor jerarquía de Irán, Qasem Soleimani, el empresario Donald Trump trata de salir de una situación explosiva arrojando dinamita contra un polvorín, como dijera Bernie Sanders.

 

Con este acto, Donald Trump no solo muestra la esencia agresiva de su gobierno, sino que pone en peligro la paz mundial, y somete a presiones intolerables la frágil estabilidad política de una de las regiones más conflictivas del mundo: el Medio Oriente, donde abundan los focos de tensión político-militar.

 

UN POCO DE HISTORIA

La historia de las relaciones conflictivas entre USA e Irán es larga y sinuosa, desde el derrocamiento de Mohamed Mosadegh, en 1953, cuando el gobernante persa inició un programa nacionalista que tenía como objetivo rescatar los bienes iraníes de manos anglo-norteamericanas, básicamente nacionalizando su petróleo, una de las mayores reservas del mundo.

 

Los servicios de inteligencia de ambas potencias (léase M-16 y CIA) orquestaron el derrocamiento de Mosadegh e impusieron en el trono al Shah Mohamed Reza Pahlevi, de infausta memoria en los anales del entreguismo antinacional. Obviamente, la propiedad y explotación de los bienes petroleros volvió a manos inglesas y norteamericanas.

 

En 1979, una revolución popular pluriclasista, en la que al final se impusieron los clérigos musulmanes, triunfó en Irán, cuando los soldados del Shah se negaron a disparar contra las multitudes insurrectas y se pasaron al lado de los rebeldes. El Shah Reza Pahlevi salió huyendo y, finalmente, terminó sus días en Cuernavaca.

 

EL INCIDENTE QUE DERROCÓ A JIMY CARTER

En 1979, estudiantes islámicos tomaron la embajada de USA en Teherán y mantuvieron a los diplomáticos como rehenes, en respuesta al bloqueo que USA había ordenado contra activos financieros iraníes.

 

En 1980, un comando norteamericano fracasó en el operativo de rescate de los rehenes, y esa falla tuvo un alto precio político para el gobierno de James Carter. Ronald Reagan lo usó en campaña y finalmente lo venció en las elecciones. El mismo día que Reagan tomaba el poder, Irán liberó a los rehenes.

 

Un incidente gravísimo tuvo lugar en 1988, cuando el navío de guerra de USA Vincennes derribó a un avión civil iraní con 290 pasajeros a bordo. Estados Unidos nunca se disculpó por el incidente.

 

En 2002, George Bush incluyó a Irán, Irak, Cuba y Corea del Norte como integrantes del “Eje del Mal” calificativo muy útil a la diplomacia de USA para denigrar a sus enemigos, describiéndolos con nombres satánicos. Desde luego, “los buenos” son los angelicales soldados de USA que derriban aviones civiles y asesinan dirigentes de la potencia rival.

 

El deshielo de las relaciones diplomáticas entre ambos países se produjo en 2013, cuando Barack Obama y el presidente iraní Hasan Rohani hablaron por teléfono. Finalmente, las pláticas condujeron a la firma de un Tratado que contemplaba la prohibición de instalaciones nucleares iraníes, a cambio de reducir el bloqueo y sanciones económicas de USA contra ese país.

 

Pero al llegar Donald Trump y la extrema derecha al poder en USA, éste denunció al instrumento y recomenzó las operaciones militares contra los persas. Lo primero fue declarar a la Guardia Revolucionaria Islámica “una organización terrorista” para poder atacarla en cualquier lugar donde se ubicara. (Cualquier parecido con la declaración sobre los cárteles mexicanos es pura coincidencia).

 

El general Qasem Soleimani fue asesinado el 3 de enero de 2020 cerca del aeropuerto de Bagdad, junto con varios activistas proiraníes, por misiles disparados desde un dron norteamericano que hizo blanco en el vehículo en que viajaba al poderoso militar. Donald Trump asumió la responsabilidad de haber dado la orden de muerte.

 

El general  era jefe de la fuerza paramilitar Quds, grupo de élite de la Guardia Revolucionaria y comandante de las operaciones militares iraníes al exterior de su país. Venció a los yihadistas islámicos (creación de USA) en las guerras de Irak y Siria y fortaleció enormemente el poderío y el prestigio de Irán en todos los países vecinos, incluyendo Irak, Siria, Afganistán, Yemen, Palestina y Líbano, país donde la guerrilla libanesa proiraní “Hezbolah” rechazó la incursión de tropas israelíes –aliadas de USA- a Líbano en varias ocasiones, culminando con la operación de 2012.

 

EL MUNDO ARABE REACCIONA ANTE EL CRIMEN

Enormes manifestaciones se han producido en toda la región del Medio Oriente. En Irak –país donde se cometió el atentado- el parlamento pidió el fin de la ocupación de tropas de USA. En Líbano, Jordania, Siria, Irak y desde luego en Irán las manifestaciones han sido las más grandes de la historia de esos países, pidiendo venganza por la muerte del icónico general. Solo en Irán participaron en los homenajes a Soleimani cerca de 3 millones de personas.

 

Algunos medios internacionales han llamado a Soleimani el “Ché” Guevara” del Medio Oriente, porque al igual que el famoso guerrillero argentino-cubano, cayó en batalla en un país extranjero, combatiendo a las tropas del imperio. Pero este militar persa había reunido más poder de fuego que ningún combatiente internacionalista, por lo menos desde la época de Simón Bolívar, en el Siglo XIX.

 

(Por otro lado, El Che Guevara era de origen clasemediero argentino, mientras Soleimani tenía origen aristocrático. Guevara era ateo, mientras el general persa era ferviente musulmán. Pero los une un lazo histórico: ambos cayeron combatiendo contra el imperialismo, uno representando la izquierda marxista de su época, el otro al frente de tropas iraníes que se caracterizan por enarbolar la bandera del nacionalismo musulmán chiíta).

 

No es previsible un desenlace de este conflicto. Por lo pronto, Irán ha prometido 80 millones de dólares a quien aniquile físicamente a Donald Trump. Parece un juego de video-guerra, donde lo importante es cazar al líder enemigo. Pero de por medio está la paz mundial, porque un conflicto generalizado se sabe cuándo comienza, pero no cuando termina y a favor de quién.

 

No es previsible un nuevo Tratado de Paz. Pero quedan dos opciones: que el Congreso de USA, de mayoría demócrata, limite las estridencias de Trump y su protagonismo de locura, o bien que el asunto se convierta en un nuevo conflicto regional, tipo Siria, donde intervengan hasta 12 potencias mundiales, regionales y locales. Un nuevo Vietnam, como vaticinó Alí Akbar Velayati, consejero de Rohani.

 

O la tercera opción: el holocausto nuclear, causado por un demente con miedo a perder el poder…

  • D. Se usa indistintamente el nombre de Persia para describir al país que actualmente se llama Irán, y que fue asiento histórico de la cultura persa.

  • D. La fuerza QUDS es una agrupación paramilitar de élite formada básicamente por combatientes de la Guardia Revolucionaria Iraní (GRI). Su nombre árabe quiere decir Jerusalén en español, ciudad que los combatientes tienen como objetivo liberar de la opresión del régimen sionista-israelí.

 

 

Sobre Rigoberto Lorence 69 Artículos
Estudió en la Facultad de Derecho y Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la UNAM. Militante de las organizaciones democráticas y revolucionarias de México desde hace unos 40 años. Ha impartido cursos de reportaje, redacción y otras áreas dentro del periodismo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*