Al cumplir 25 años de sacerdocio, el Pbro. Gregorio López Gerónimo enarbola la palabra del Papa Francisco y vive y convive con los más pobres

25 AÑOS COMO SACERDOTE, SIEMPRE CON LOS MÁS POBRES.

 

 

YO ACUSO

 

Armando Vargas Mora

                                               La ciencia se viste de humildad

                                               mientras que la ignorancia se

                                               viste de arrogancia.

                                                                  Greloger.

 

 

PARTE SEGUNDA

Apatzingán, Michoacán; 17 de Febrero de 2020.- Incuestionablemente que el Sacerdote Católico Gregorio López Gerónimo es una persona de ideas y de ideales, es por eso que desde siempre y ahora con mayor ahínco, se encuentra consagrado en cuerpo y alma en su apostolado, comprometido como él mismo lo señala cuando hay oportunidad, con el pensamiento del Papa Francisco, siempre en favor de los socialmente más desprotegidos, es decir, con los más pobres, por eso es que le preocupa y le ocupa su atención que va más allá de lo que muchos nos podemos imaginar; no nada más atiende a esa treintena de desprotegidos allá en “El Buen Samaritano” a quienes lleva el alimento diario, sino que va más al fondo del asunto, el origen y las consecuencias que han orillado a estas personas a llegar al alcoholismo y la drogadicción, algunos de ellos a tocar fondo y ponerse en situación de calle; el rescate incluye terapia ocupacional e inclusive iniciarlos en el arte mismo como es la música a través del aprendizaje de instrumentos musicales, al efecto actualmente necesita unas 10 guitarras, ya tiene al maestro que impartirá la clase de música.

 

PBRO. GREGORIO LÓPEZ GERÓNIMO.- QUIERE UNA IGLESIA MÁS MISIONERA Y MENOS REZANDERA.

 

Y decimos que el Sacerdote Gregorio López Gerónimo es de ideales, porque es una persona que tiene los atributos y características para ser imitado por otros Sacerdotes no nada más de ésta diócesis, porque la misericordia y la ayuda a los más pobres, es una de las facturas pendientes del catolicismo históricamente, así lo entiendo.

 

En nuestra entrega anterior hicimos una relación pormenorizada de casi todas las actividades que el Padre “Goyo” incansablemente realiza. Igualmente plasmamos algunas de las ideas que de manera espontánea exterioriza.

 

25 AÑOS COMO SACERDOTE, SIEMPRE CON LOS MÁS POBRES.

 

Al cuestionarlo sobre LOS DESAFÍOS DE LA IGLESIA CATÓLICA ACTUAL, de inmediato los enumera y dice:

1.-Provocar una iglesia Samaritana, preparada, organizada hacia la caridad, la misericordia no debe ser optativa sino imperativo.

2.-Necesitamos una iglesia más misionera y menos rezandera, que esté en permanente búsqueda del prójimo, que sienta ese espíritu de Dios que la empuja a anunciar la buena nueva a los pobres, ayudar a los cautivos, darle vista a los ciegos y anunciar el año de gracia del Señor.

3.-Hacer una iglesia Madre y no madrastra, tierna, compasiva y más humana que angelical; más real que ideal, que hable del presente y no embauque con el futuro, que toque la carne enferma y no se quede solo pensando en el limbo y no en el más allá, sino aquí y en el ahora, que busque soluciones al hambre, a la falta de empleo, a la inseguridad, al analfabetismo, al abandono educativo y los servicios de salud, la migración, los desplazados, que sea esa Madre (La Iglesia) que se interesa por el hombre completo e integral y no solo por la salvación de su alma. La Madre que promueve el desarrollo integral del individuo, que le vea como hijo y como humano y no solo como feligrés o cliente; que le preocupe más la canasta del prójimo que su propio canasto, que le preocupe más la fidelidad que la buena fama.

3.-Hoy la Iglesia tiene la oportunidad de crear puentes y no muros, PORQUE LA DIRIGE FRANCISCO Y NO TRUMP; se ha convertido en una aduana de la fe, con requisitoria y canonismo sin sentido.

4.-Hoy no existe en la tierra un lugar sagrado donde pueda verme a solas con Dios, a espaldas del hambre y del dolor de mi pueblo, no se puede dormir tranquilo cuando sabes que hay un humano durmiendo en los atrios de tu propia Parroquia, no podría conciliar el sueño cuando hay alguien en el quicio de mi casa y yo con la alacena llena, no puedo pasar de largo sin mirar a mi hermano en la cuneta del camino. Quien practica hoy una fe sin compromiso con el prójimo, con el más necesitado, es beber un veneno puro para el alma. Hoy el mundo actual nos reta a rediseñar las estrategias para hacer el Evangelio Más creíble, empeñados en un pastoral de frontera o de las periferias, “es preferible una Iglesia accidentada, herida y manchada por haber salido por los caminos, a una Iglesia enferma por encerrarse en sus propias comodidades” (Papa Francisco).

 

Y agrega el Padre “Goyo”: “Me siento el Hijo predilecto de Dios, porque me ha invitado a cargar la Cruz y no a cualquiera ofrece ese privilegio; porque la Cruz Santifica, fortalece y Cristifica. El Señor me ha dicho que su yugo es suave y su carga ligera y me ha invitado a cargar su Cruz y seguirle; y en estos 25 años he intentado cargar esa Cruz y ha sido llevadera, pero que difícil y que pesada he encontrado la Cruz impuesta por los complejos y los traumas de un clericlismo rancio  y trasnochado. Hoy me siento el hombre más afortunado y aunque no tengo dinero, el Señor me ha llamado a administrar su tesoro más querido que son LOS POBRES, por eso soy el hombre más rico, porque velo por la niña de los ojos de Dios, los Anawin (“hombre pobre cuya única riqueza es tener a Dios, cree radicalmente en Él y teniéndolo en su ser, le basta para sobrevivir”), los desarrapados y más amados por Dios. Me he encontrado cara a cara con el Emmanuel, con el Dios encarnado, con rostro y apellido. Hasta hoy no he encontrado Ángeles bonitos pero si hombres pobres, hambrientos, con miedo y desplazados. Me duele mi Iglesia Santa, Católica y Apostólica que padece hoy el cáncer más corrosivo del clericalismo, con curas carreristas, buscadores de poder, fama y dinero. Me duele el Cristo secuestrado, bajo arresto domiciliario en los Templos”.

 

ALBERGUE EL “BUEN SAMARITANO”.

 

Con énfasis nos dice: “MISERICORDIA QUIERO, NO SACRIFICIOS”. “Al Maestro de Nazaret poco le interesó el culto, las ofrendas, los diezmos, las limosnas, los aranceles, el derecho canónico, el incienso, la liturgia, los cordeles y las kermeses parroquiales; pero si puso todo su empeño y su mirada en los de afuera, en los descartados, en los deshechos humanos. Hoy nuestras ciudades están convertidas en basureros humanos y nos apremia también a detener el cortejo de la muerte y la máquina asesina; atrevernos a tocar de nuevo la carne podrida del leproso, a poner nuestra saliva en la lengua y los oídos del sordomudo y a defender a las Magdalenas a punto de ser lapidadas. Hoy sigue habiendo ciegos, cojos, paralíticos sordomudos y endemoniados, y no basta una agua bendita y un “vete en paz”. Es necesario defender sus derechos y su integridad como lo hiciera una madre con su propio hijo corriendo todos los riesgos. Como el Maestro de Nazaret, nos duele y nos entristece que judas siga sentado a la mesa. Hoy los peores ataques no vienen de afuera, los mayores opositores al Evangelio somos los propios pastores, los que controlamos la vendimia del Evangelio, los nuevos mercaderes del Templo, con sus palomas, borregos y bueyes. Quien se pone del lado del pueblo y no del clero corre el riesgo de ser suspendido de sus facultades ministeriales y hasta ser amenazado con la reducción al estado laical, pero –se pregunta- ¿por qué tener miedo a ser lo que siempre hemos sido, laicos desde el nacimiento, como el don que Dios nos dio y no lo que los hombres otorgan?, agrega que: NOS PUEDEN SUSPENDER, ENCARCELAR, Y HASTA MANDAR MATAR, PERO MORIRÍA SOLO ESTE CUERPO, PERO LOS IDEALES DE CRISTO NUNCA. El buen pastor nunca abandona a su rebaño cuando ve venir el lobo, sino que lo enfrenta y lo desafía. Nunca abandonaré a mi pueblo sino correré con él todos los riesgos que conlleva el Evangelio”. “Pues no hay amor más grande que dar la vida por los amigos” (Jn.15,13).

 

“La estrategia, -agrega- es la unidad de los ciudadanos de buena voluntad. El antídoto, ponerse la camiseta de la caridad y la misericordia con el equipo de los que menos tienen. El Objetivo es ensayar el examen final del cual todos seremos evaluados sobre la calidad del amor para con el prójimo”.

 

Ya al final de la entrevista, tratamos de enfocarnos un poco en el aspecto político y los evidentes problemas que vive el país, principalmente sobre la inseguridad, economía, salud y educación; su respuesta fue tajante: ¿sabe qué? “La política y los políticos me dan grima, todos están en la misma letrina”. Bueno.

 

 

Sobre Armando Vargas Mora 206 Artículos
Contador y analista político

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*