Creo que el pueblo sufre más por otros virus como son la indiferencia, la corrupción, la inseguridad, la violencia, la impunidad, el cobro de piso, los secuestros: Sr. obispo Cristóbal Ascencio García

EXCELENTÍSIMO SEÑOR OBISPO CRISTÓBAL ASCENCIO GARCÍA.- LEVANTA LA VOZ.

 

 

YO ACUSO

 

 

Armando Vargas Mora

Apatzingán, Michoacán; 18 de Mayo de 2020.- Desde hace rato estábamos extrañados por el mutismo de la Iglesia católica en México, esporádicas declaraciones de algunos prelados señalando la descomposición evidente de nuestro querido México por donde quiera que se la vea, basta decir que el sector salud, cuando en estos momentos el presidente Andrés Manuel López Obrador pretende trasmitir un momento donde esta pandemia, desde su punto de vista pronto será domada, lo cierto es que día a día las estadísticas del mismo gobierno le dicen lo contrario, por eso, la terca realidad le contradice, sobre todo en algunas partes como la Ciudad de México, algunos hospitales han sido totalmente rebasados, basta recordar la denuncia de la Dra. Magdalena Miranda, encargada del área de nefrología del hospital de cardiología, reveladoras de una dolorosa realidad donde, dijo, habrían casos, ante la insuficiencia de respiradores, aplicar la sedación por compasión.

 

Basta que demos un vistazo a la economía y nadie podrá decir que no tenemos un desastre, parte por la situación actual, una crisis a nivel mundial, pero parte también por las políticas equivocadas del gobierno federal, uno de los ejemplos más palpables lo es el trato que se le ha dado al empresariado con cero alicientes financieros y facilidad para diferir el pago de sus impuestos en forma sustancial. La política gubernamental de “primero los pobres” y el reparto millonario de algunos programas sociales, con trasfondo electorero evidentemente, un boquete a las finanzas del estado, principalmente ese programa denominado “jóvenes construyendo el futuro”, un programa fracasado, aquí lo hemos denunciado en su momento con argumentos sólidos.

 

EXCELENTÍSIMO SEÑOR OBISPO CRISTÓBAL ASCENCIO GARCÍA.- LEVANTA LA VOZ.

 

El momento requiere primordialmente invertir todos los recursos posibles para salvar vidas, porque evidentemente no estábamos preparados para esto, tal y como lo aseguró el presidente hace más de tres meses, ventaja que nos dio la pandemia para ejercer otras políticas más serias y más efectivas. Hoy seguimos encargando a China los insumos que, en algunos hospitales su personal denuncia no haberles llegado y emplear sus propios recursos para protegerse, como es el caso del hospital regional de Apatzingán cuyo personal amenaza con el paro ya que denuncian a su director Víctor Esparza Yáñez de corrupción en vista de que, los insumos que presuntamente llegan del gobierno y las aportaciones de particulares nunca les llegan a ellos, a excepción de un cubre bocas chafa.

 

Para el actual gobierno es primordial el aeropuerto de Santa Lucía, el tren Maya y dos bocas, obras emblemáticas para la 4T. Claro que se pueden realizar, pero el momento indica diferirse unos cuantos meses y emplear todos los recursos necesarios para seguir atacando esta pandemia que tiene confinada a gran parte de la población.

 

SILVANO AUREOLES CONEJO.- HASTA QUE LEVANTÓ UNA.

 

 

Es por eso tal vez, por esta evidente descomposición social, por esta violencia sin fin, por esta inseguridad, crisis política, económica, de salud, etc., que el Excelentísimo Sr. Obispo de la Diócesis de Apatzingán, Cristóbal Ascencio García, levanta la voz y por medio de una CARTA PASTORAL hace fuertes declaraciones. Enseguida transcribimos algo de lo que acertadamente expresó:

“Este pueblo que hoy veo sufrir también por el virus Covit-19, creo que sufre más por otros virus, que se han venido añejando como son: La indiferencia, la corrupción, la inseguridad, la violencia, la impunidad, el cobro de piso, los secuestros, las pugnas de cárteles por los territorios, la quema de vehículos, etc., son virus tan conocidos como forzadamente aceptados, pareciera que tampoco hay vacuna contra estos. Las personas de esta Diócesis siguen soportando el flagelo de estos virus letales que han sido opacados por políticas que los han ignorado”.

 

“El Covit-19 es una cortina de humo que hoy impide ver a los demás virus que siguen flagelando a nuestros pueblos y matan más personas que el mismo coronavirus, pero ya no se ven estos crímenes, no son noticia”.

 

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.- OPTIMISMO.

 

Más adelante se pregunta: ¿Cómo dejar de hablar al ver los bloqueos y la múltiple quema de vehículos por las carreteras, hace unos días en cuatro caminos y Gambara? ¿Cómo no señalar lo que sucedió en el aguaje, hace unas semanas. 13 policías acribillados? Y ahí mismo llevan más de un mes sufriendo las balaceras casi a diario”.

 

Menciona también las 18 personas o más asesinadas en el rancho “la huerta”, municipio de Aguililla. Y dice: “Estuve ahí hace 13 días y pude ser testigo del saqueo y experimentar parte de la desolación de ese pueblo que por hoy no está en su comunidad”.

 

“Aguililla es un pueblo estrangulado, sin gasolinas y  últimamente gas”.

 

“¿Cómo pasar por alto lo acontecido estos días en Coalcomán? 18 personas levantadas, tenemos noticias de que unos regresaron, otros ya se les celebraron exequias y algunos siguen desaparecidos”.

 

“Me pregunto también: ¿Será posible que dejemos morir nuestros pueblos por estrangulamiento de virus letal o será suficiente el preocuparnos por el Covit-19”.

 

¿CUÁL SANA DISTANCIA?

 

“Las autoridades se perciben rebasadas por la situación, el crimen organizado como dueño del territorio, gobernando a través del miedo y del despojo, de la amenaza y de las balas. La población asediada, acorralada, resignada y sin esperanza. Hay dolor palpable en las personas que han tenido que abandonar sus hogares, sus pueblos, los que han sido desplazados, los injustamente desplazados, los torturados, los desaparecidos, y familias silenciadas”.

 

“Me atrevo a hacer un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno: Les invito a que no olviden que el pueblo les eligió para ser servidores del mismo y cuánto deseo que su servicio en estos momentos de crisis sanitaria radique en buscar estrategias en bien de la población en general porque toda vida es digna de ser cuidada desde el momento de la concepción hasta el momento de la muerte natural. En nombre de este pueblo les suplico que así como se le está poniendo empeño en erradicar esta pandemia, así o más se tomara la decisión firme de erradicar los demás virus sociales que no podemos negar matan más personas que el Covit-19”.

 

El Excelentísimo Sr. Obispo Don Cristóbal Ascencio García, antes de estampar su rúbrica termina diciendo lo siguiente:

“Mi gran anhelo es que seamos artesanos de paz y de vida y no generadores de violencia y muerte”.

 

Indudablemente que es un comunicado de gran importancia porque es cierto que, a pesar de esta grave pandemia, la delincuencia organizada, y la desorganizada tampoco duermen, todo lo contrario, la angustia del pueblo de México no se circunscribe a lo que a cada momento vemos en la televisión y otros medios de comunicación, al letal Covit-19. Estamos viviendo momentos de grave tensión por la cuestión económica, un empresariado que se siente asfixiado y con un evidente divorcio con el gobierno federal, día a día aumenta el desempleo y bien a bien no sabemos la cifra de los que han sido despedidos de las empresas; con un presidente cuyo optimismo  para el regreso a la actividad económica no es totalmente compartido en virtud de que, contra lo que nos informan, el Covit-19 sigue avanzando, independientemente de que existe el riesgo muy latente de un rebrote del letal virus; ya sabemos que si ocurriese esto último, que es a todas luces indeseable, López Obrador y López Gatel ya tienen la receta: Fue el pueblo desobediente que no siguió a pie juntillas las indicaciones. Ojo con esto último, porque un regreso apresurado y mal planificado a la actividad económica puede traer más muerte y más dolor, afortunadamente la bolita se la echaron a los gobernadores de los estados y presidentes municipales que tendrán la última palabra. Por lo pronto parece que en Michoacán el gobernador Silvano Aureoles Conejo ha tomado las medidas pertinentes. Otros 15 gobernadores también han tomado distancia de la federación, resalta Miguel Barbosa de Puebla que ha dado por concluido el ciclo escolar y por decreto todos los alumnos de su estado y en todos los niveles están aprobados y a lo que sigue.   

 

 

 

Sobre Armando Vargas Mora 219 artículos
Contador y analista político

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*