El doble semáforo rojo

HUGO LÓPEZ GATELL RAMÍREZ.-LA PRIMA DONNA DE LA 4T.

 

 

YO ACUSO

 

 

Armando Vargas Mora

México es rojo, pero no vaya usted a creer que tiene que ver con el actual régimen, nada que ver del rojo que simboliza los movimientos e ideologías revolucionarias o izquierdistas.

 

El rojo a que me refiero es en dos aspectos, uno, el semáforo impuesto por el covit-19 en todo lo largo y ancho de la república, a excepción hecha de Zacatecas que se encuentra en color naranja.

 

Esta pavorosa pandemia es minimizada una y otra vez, recordemos que con mucha antelación, cuando debimos haber aprovechado esa ventaja de tres meses, se nos hizo creer que “esto es una gripita leve, muy inferior a la influenza”, en referencia a el otro problema epidemiológico del sexenio anterior. Hoy ese maldito semáforo no se mueve y lejos de mencionar a las cosas como corresponde, de un poco de la pregonada humildad o un rasgo de autocrítica, a los fanáticos se le integra el chip del triunfalismo y un falso manejo, a grado tal de hacerles creer que gracias a esas medidas y sus bondades, “triunfalistas a todas luces”, es que se han salvado vidas en no sé qué cantidades.

 

Debemos recordar que en el circo mañanero, Hugo López Gatell Ramírez, la Prima donna Del presidente Andrés Manuel López Obrador, con varias semanas de antelación había asegurado que los días críticos de la pandemia serían de entre el 5 al 8 de Mayo, transcurrido dicho período la curva se aplanaría y empezaría el descenso y por ende menos contagios y entendemos que muertes también. Desde entonces el dueño del circo se declaró el verdadero domador de esa malquerida curva, y así se la ha llevado; la terca realidad ha demostrado otra cosa, pero un día sí y al siguiente también sigue en esa lucha contra el virus y sigue domándolo, una curva rompe la anterior y la cifra y pronóstico de la estrella de 6 mil 500 a 8 mil infectados ha quedado hecha añicos. Hoy estamos hablando de 90 mil positivos (oficiales) y 10 mil muertos por covit-19, un índice de letalidad del 10%, mucho muy superior a la media mundial en 4 puntos. Pero esas cifras son totalmente mentirosas si tomamos en cuenta que el propio López Gatell confesó que covit-19 y pulmonía atípica son la misma cosa; en el día a día todos nos damos cuenta que infinidad de actas de defunción dicen que la causa fue “neumonía atípica” que, como es lógico de suponer no entran en la cuenta oficial de covit-19. Al respecto es conveniente recordar que el ex secretario de Salud Julio Frenk Mora ha dicho que las cifras de Hugo López Gatell son inexactas, que bien a bien, para saber el número de infectados no sabía si se obtenía de multiplicar por 30 o 50 de los que confiesa la parte oficial, con el anterior criterio estaríamos hablando de hasta 4 millones 500 mil positivos, cantidad nada descabellada en vista del número ínfimo de pruebas realizadas, mucho muy por debajo de la mayoría de los países, no digamos Finlandia o Corea del Sur por ejemplo.

 

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.- GIRA EN PLENO SEMÁFORO ROJO.

 

Pero lo que muchos vemos, la necesidad de seguir estoicamente este confinamiento, por necesidad, razonamiento, fundado temor y porque las cifras diarias oficiales contrastan con la actitud optimista gubernamental, López Obrador concretamente, él mira y explica embelesado cómo la gráfica que muestra al público televidente, desde el escritorio de su Palacio, muestra del porqué de su optimismo y del aplanamiento de esa curva desobediente que hasta el momento no la ha acusado de oligárquica, fifí o conservadora, pero sí ha dicho que ésta tragedia también hay que abonársela al neoliberalismo que durante décadas descuidó el sector salud; esos mismos diríamos, desde Miguel de la Madrid, pasando por Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, malditos culpables de que en la actualidad los niños con cáncer no cuenten con los medicamentos que requieren, eso no lo entienden los familiares de esos niños que ahora razonablemente protestan y le exigen al régimen de la cuarta transformación, familias ingratas que no entienden que el domador lucha fieramente con este virus invisible, pero como la nueva moralidad indica “nada por la fuerza, todo con la razón”, seguramente ha tenido sus soliloquios, externados en voz alta, en TV y a todo color y extenso auditorio universal, a ese virus le ha dicho “!YA, ALEJATE DE AQUÍ, YA NO HAGAS MÁS DAÑO!”, palabras más, palabras menos. Antes ya lo había hecho con su “detente” y el escapulario; ahora resulta que una gran cantidad de personas usan escapularios y las monjitas no se dan abasto para este mercado de admirables creyentes, y tienen razón porque este es un síntoma inequívoco de que el pueblo cree más en la espiritualidad que en los malos gobiernos ocurrentes.

 

HUGO LÓPEZ GATELL RAMÍREZ.-LA PRIMA DONNA DE LA 4T.

 

Pero a partir de este primero de Junio nos enfrentamos a LA DESCONOCIDA NORMALIDAD. Para unos es el fin del confinamiento, para los más veteranos con diabetes, hipertensión, regordetes y mayores como apunto, está de pensarse, sobre todo porque los números de infectados van a la alza, crecen y crecen día a día, así es que lo mejor es seguir en casa. Los jóvenes ya sabemos que muchos de ellos son asintomáticos, ahí están por ejemplo esos atletas que indudablemente son los jugadores del equipo de Futbol Santos de Torreón, 13 o 15 de ellos al practicarles la prueba del covit-19 dieron positivos, ellos lo ignoraban. Por eso se agiganta el criterio externado por el Dr. Julio Frenk Mora, creador del Seguro Popular, mucho menos malo que el INSABI que da tumbos en esta 4T.

 

Mientras tanto, este martes el presidente López Obrador, contra viento y marea da inicio a sus giras este mismo martes y estará en Cancún, Quintana Roo para dar el banderazo del tren maya, el tramo que va de Cancún a Valladolid, Yucatán. Estará en Campeche, en Chiapas y Tabasco.

 

Todo lo anterior para muchos está magnífico, pero es incuestionable que para otros inspira confusión; ¿Cómo en pleno semáforo rojo el presidente de México rompe con la regla mágica del confinamiento para el no contagio? ¿Qué no está dentro de los sectores de alto riesgo por sus enfermedades, máxime que ya tuvo un fuerte infarto? El presidente debe ser más prudente y cuidarse.

 

JULIO FRENK MORA.- ENORME PRESTIGIO A NIVEL MUNDIAL.

 

Y aún hay más confusión con el ya famoso semáforo rojo, la pandemia y el coronavirus le entran al deporte, se ha convertido en pelota de ping pon en virtud de que el presidente López Obrador les avienta la bolita a los gobernadores y presidentes municipales para la reactivación comercial y el manejo del semáforo, éstos últimos, principalmente el bloque de gobernadores que no están de acuerdo, no aceptan tal responsabilidad y le regresan la bolita al gobierno federal, ahí entra al quite la secretaria de gobernación y como la chimultrufia, conforme dice una cosa un día, al día siguiente dice otra después de que el domador le dio  tremenda regañada, ahora se exhibió sola, no ocupó la chamaqueada como en el caso Bonilla allá en Tijuana, el caso es que hablamos de moral en la 4T, pero eufemísticamente digamos que es una gran moralista, pero sin decoro, así suavecito para que no se enoje la fanaticada.

 

También es conveniente apuntar, volviendo con las cifras de la pandemia, que éstas se manejan de conformidad con lo que el mismo organismo del gobierno sirve para llevar el panorama epidémico, cifras “amarillistas” diría AMLO.

 

A estas alturas del partido quien pretenda hacer una evaluación y menos un juicio sumario sería una irresponsabilidad, porque se podría condenar a priori por lo que se ha hecho o dejado de hacer, pero también podría ser un criterio laxo. Por eso es mejor esperar, esto va a dar para mucho más, la realidad rompe los récords estimados por la Prima Donna, ahora de la cifra inicial apuntada líneas arriba, ante el senado de la república, desde algún lugar de México, hubo de rectificar y ya habló que las muertes por covit-19, con las observaciones hechas también arriba, dice que pueden ascender de entre 25 y 30 mil, ahora debemos ser pacientes, veremos por cuanto tiempo sostiene lo anterior, o a ver qué instrucciones le da su amo de quien a pregunta expresa se atrevió a decir que: “la fuerza de AMLO era moral y por lo tanto no es de contagio”, así de simple, así de sencillo, no es de este mundo.

 

FELIPE CALDERÓN HINOJOSA.- ÉL Y PEÑA SUMARON 234 MUERTES POR SU “GUERRA ¿LOS 50 MIL DE AMLO A LA CUENTA DE ELLOS?

 

Lo cierto es que podrán engañar a un sector de la población, podrán engañarse a sí mismos, pero al tiempo y al Supremo que tanto creen y a quien tanto invocan jamás podrán engañarlos. El curso de la historia habrá de juzgarlos y perseguirlos más allá de su propia muerte; la perversidad se persigue ferozmente y la inmoralidad no tiene fecha de caducidad.

 

Del aspecto económico, del manejo político que se le dio y de las previsibles consecuencias mejor ni hablamos, un desastre nunca visto por las presentes generaciones, números rojos atribuibles a esta contingencia principalmente, hay que decirlo.

 

Para finalizar, diré que la otra pandemia cuyo distractor es el covit-19, tiene exactamente 13 años y medio, esa no admite semáforo con los colores verde, amarillo, naranja y rojo. Esa pandemia que es la violencia, la inseguridad, los secuestros, levantones, quema de carros, robos en todas sus vertientes y asesinatos todos los días, esa pandemia que hace un par de semanas señaló atinadamente el Sr. Obispo de esta Diócesis, Don Cristóbal García Ascencio, no admite otro color que no sea el rojo, un rojo permanente, y no es que ese aparato se haya descompuesto, lo que está podrido ES EL ESTADO DE DERECHO, la nulidad de un estado que prefiere la política de abrazos, no balazos, un gobierno que cree más en lo espiritual, en la moralidad para que los delincuentes se porten bien, que cree más en crear programas fracasados como jóvenes construyendo el futuro, como una panacea para con 120 pesos diarios arrebatárselos a la delincuencia organizada y de esta forma estos grupos delincuenciales ya no tendrán la materia prima, el sicariato para sus cochinas intenciones; este gobierno que ocupa a una secta para la distribución de la famosa cartilla moral de Alfonso Reyes que data de allá por 1944, este mismo que desprecia la aplicación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para poner orden en el país, a excepción hecha cuando requiere a modo las modificaciones para sus muy particulares fines, verbigracia la extinción de más de 100 fideicomisos a través de un decreto.

 

Ese semáforo en rojo permanente, iniciado desde antes de que Felipe Calderón iniciara esa guerra tan criticada en su momento en aquella época por el hoy presidente que entonces dijo: “Está claro que esta absurda y desquiciada estrategia, no se repetirá, y nunca más se pondrá en riesgo, de manera irresponsable, ni la vida ni el prestigio de las fuerzas armadas”, lo anterior es escupir para arriba. Porque independientemente de que ya existe ahora si el marco legal para que el ejército y la marina estén en las calles haciéndola de policías al cuidado de la ciudadanía; AMLO ha demostrado que no hay brújula, desquiciado sí porque confesó que así gobernaría, sí se repite y también pone en riesgo la vida y no se diga el prestigio de las fuerzas armadas que se han convertido en mil usos, pero esto será motivo de otra entrega.

 

También hay que anotar que entre Calderón y Peña sumaron muertes violentas hasta por la cantidad de 234 mil, esos son los muertos de Calderón y Peña. En 18 meses este régimen lleva algo así como 50 mil muertos en iguales circunstancias. ¿También se los anotamos a Calderón y Peña?

 

Actualmente las madres y padres de niños con cáncer protestan por la ausencia de medicamentos, de Salinas a Peña tienen también la culpa, mira que cabrones.

 

 

 

Sobre Armando Vargas Mora 210 Artículos
Contador y analista político

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*