La estafa maestra y la corrupción e impunidad en las instituciones “superiores” Parte I

 

 

Gaspar Núñez Rodríguez

Silvia Giorguli presidenta del Colmex y las declaraciones patrimoniales. Morena, candidatos, y la democratización de México. Lozoya, el general 100fuegos, y la justicia mexicana marca 4t. Tatiana Clouthier, Esteban Moctezuma, y el fin de la politiquería. La guardia nacional y la eliminación de la violencia. Los proyectos faraónicos y el desarrollo del país. Sembrando Vida y la reforestación de México. Primero los pobres y después Salinas Pliego. Feliz navidad y próspero año nuevo. Tantas otras patrañas, y más saltimbanquis y molinos que nos deja el flamante gobierno de México, este 2020.

 

 ¡¡¡ Gracias 4T por tan bellas (y espurias) ilusiones ¡¡¡

En 2018 retomé una investigación que arrojaría más luz sobre un tema que habíamos venido trabajando durante varios años en el Colegio de México con un grupo multidisciplinario liderado por José Romero y con la participación de investigadores de varias instituciones; el tema era el de los países desarrollados y los de rápido crecimiento, y las condiciones y factores necesarios para ese desarrollo.

 

A pesar de la difícil situación que he enfrentado a partir de que en febrero de 2019 las autoridades corruptas del Colmex, encabezadas por Silvia Giorguli, violando mis derechos humanos, laborales, contractuales, y de debido proceso, me corrieron de la institución, continué con la investigación, cuyos principales resultados verán la luz el próximo mes en El Trimestre Económico: “Cambio en la estructura productiva 1995-2011: China vs México”, vol. LXXXVIII(1), No. 349.

 

La investigación se centra en un análisis comparativo entre la estructura productiva China y la Mexicana y su evolución de 1995 a 2011, periodo en el que China creció a más del 9% anual, mientras que México no llegó ni al 1%. Uno de los principales hallazgos del trabajo, no sorprendente, es que: “… a lo largo del estudio los indicadores para China muestran consistentemente la importancia de los sectores en los que entre 1995 y 2011 se observan cambios muy significativos y que podrían considerarse como pilares del desarrollo del sistema productivo, siendo tal vez el sector Investigación y desarrollo y relacionadas, el que experimentó los más altos impulso y transformación”.

 

NO SORPRENDENTE porque se trata de un común denominador que habíamos venido observando en los países que, sistemáticamente íbamos analizando. El caso de China solo vendría a confirmar la no-excepción a la regla. De ahí nuestra insistencia en la investigación y desarrollo (y relacionadas) como factor fundamental e indispensable, cuyo sustento necesario es OBVIAMENTE un sistema de universidades y centros de investigación públicos, solvente y decente. OBVIAMENTE, porque es ahí donde se forman los investigadores y se hace la investigación necesaria para el país (por supuesto, hay una parte que se hace en el sector privado, pero no incumbe por ahora).

 

Y ESO ES LO QUE NO HA SUCEDIDO EN MÉXICO, ni está pasando. Muchos suponíamos que empezaría a suceder si eventualmente el proyecto de Amlo triunfaba. No hay tal. La corrupción, la arbitrariedad, la impunidad, siguen tan campantes como siempre, y no hay ninguna señal de que algún día se intentará mejorar el inmenso cenagal constituido por universidades públicas, centros públicos de investigación, similares y conexos.

 

En septiembre de 2017 Animal Político publicó La Estafa Maestra, una investigación que muestra como el gobierno federal realizó contratos ilegales por al menos 7,670 millones de pesos en 2013 y 2014; con la participación de 8 universidades públicas por una módica comisión de mil millones de pesos. En la gráfica siguiente (tomada de https://oci.juridicas.unam.mx/detalle-casos-de-estudio/119/las-universidades) se analizan las universidades y la red de vínculos implicados. Curiosamente, la Universidad Autónoma del Estado de México, se lleva la tajada del león, la bicoca de 4,415 millones de pesos.

 

Podrá haber quienes crean, o quienes digan aunque no lo crean, que son casos “aislados” (un “argumento” que ya causa repulsa), y que solo es un puñado de universidades no representantativas. Au contraire. Son un perfecto botón de muestra, la punta de ese enorme témpano de corrupción, “sumergido” muy entre comillas, porque todos lo conocen, especialmente los que “trabajan” ahí.

 

Por ejemplo, tengo un par de documentos que ilustran cómo, en la Universidad Autónoma Chapingo, se han llevado a cabo diversos movimientos de ese tipo; los siguientes dos párrafos ilustran todo un modus operandi con la SAGARPA:

 

Y así por el estilo. Se supone que existen mecanismos de control para monitorear los movimientos financieros de los servidores públicos así como sus ingresos y riquezas. Sin embargo, en la práctica son generalmente laxos y poco efectivos. La declaración patrimonial es uno de ellos. P. ej., en el Colmex Silvia Giorguli comenzó su carrera como “servidora pública” en 2009, y en la primera declaración, en marzo de ese año, dice estar de acuerdo en hacer públicos sus datos patrimoniales; y mantiene esta política declaratoria hasta mayo de 2015. Pero en noviembre de ese 2015 la declaración da un vuelco impresionante: No acepta hacer públicos sus datos patrimoniales, y tampoco está de acuerdo en hacer público su posible conflicto de interés.

 

¿Qué sucedió entre mayo y noviembre? En septiembre de 2015 la declarante tomó posesión como presidenta del Colmex por 5 años. Y a partir de ahí su política declaratoria ha sido esa misma:  No acepta hacer públicos sus datos patrimoniales, y tampoco está de acuerdo en hacer público su posible conflicto de interés. En septiembre de 2020, en una de las simulaciones más farsantes que se puedan montar (http://www.periodismosincensura.com.mx/eleccion-presidencial-en-el-colegio-de-mexico-o-reeleccion-y-simulacion/), se reeligió por 5 años más; así que, de mantener dicha política, en total serían 10 años de no datos patrimoniales públicos, ni posible conflicto de interés público. El cuadro siguiente sintetiza el historial.

 

De cualquier modo, los “servidores públicos” no están obligados, en general, a reportar los bienes de familiares inmediatos, ni de nadie más, sólo los que estén a su propio nombre, de modo que para el caso da lo mismo. Solo una investigación específica podría arrojar alguna luz sobre los “servidores” que trafican con recursos públicos. El tráfico de influencias puede ser aún más difícil de demostrar y de sancionar. P.ej., de fuente fidedigna me entero de que el famoso Taibo II es muy cuate de la presidenta Giorguli (lo cual explica, supongo, porqué nunca quiso concederme ni una entrevista de 10 minutos, resultó peor que los funcionariazos prianistas a los que criticaba), Taibo II es titular de la Asamblea de Socios Fundadores del Colmex, que constituye la autoridad suprema de la institución. Otro titular de dicha Asamblea es Graue, rector de la UNAM, institución que junto con el Colmex y otras percibieron en torno a 80 millones de pesos, “dispersados” por el (ex)jefe de la CNDH a través de “convenios de colaboración” para burlar las disposiciones legales; a su vez el ex-jefe de la CNDH es ahora miembro de la Junta de Gobierno del Colmex, y también en la UNAM recibió un nombramiento para dirigir un programa. Tal es la situación, y parece poco probable que se investiguen este tipo de cosas, la impunidad seguirá su marcha triunfal.

 

En suma, es algo que por sabido se calla, la corrupción que como el Cid campea a lo largo y ancho del país es un secreto a voces. Y sería necesario un esfuerzo ingente para, primero lograr un diagnóstico cuantitativo (tráfico de recursos) y cualitativo (tráfico de influencias) y luego, a partir de ahí, una estrategia dirigida a minimizar en lo posible, el daño hasta ahora imponderable que esas redes perniciosas de agentes sin ética y sin control están causando a las instituciones superiores del país, y por tanto a la formación de profesionales, tecnólogos y científicos, y por tanto a la generación del conocimiento necesario para el crecimiento y desarrollo de nuestro país. 

 

Gloria a Dios en las alturas,

y paz en la tierra a las personas

de buena voluntad.

 

Dr. Gaspar Núñez Rodríguez.

nuroga@yahoo.com

@Dr.GasparNunez

https://www.researchgate.net/profile/Gaspar_Nunez

 

 

Sobre Gaspar Núñez Rodríguez 14 artículos
Ingeniero Agrónomo Especialista en Economía Agrícola por la Universidad Autónoma Chapingo; Maestro en Economía por El Colegio de México; Doctor Cum Laude por la Universidad Autónoma de Barcelona; Investigador Nacional Nivel I por el Sistema Nacional de Investigadores en virtud de logros en investigación original.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*