Las Autodefensas, ¿un cártel?

 

Con motivo del fallecimiento del Señor José Manuel Míreles, QEPD, uno de los principales líderes de las Autodefensas, reproducimos, por su valor periodístico, dos artículos publicados en el año 2014, uno con motivo de su detención y otro sobre los indudables riesgos que conlleva tolerar a grupos al margen de la ley. Con el sello crítico e inconfundible de Periodismo Sin Censura.

 

 

 

Similitudes entre los Templarios y las Autodefensas

Periodismo de investigación

 

Iván Ureña

 

Cártel: Agrupación de personas con fines ilícitos.

Aunque el Gobierno Federal, encabezado por Peña Nieto, se benefició del apoyo de los Templarios en la elección del año 2012, como múltiples relatos de ciudadanos de esa región del país lo constatan; sin embargo, decidió acabar con esa organización político-criminal, ante la virulencia y autonomía con que se pretendía manejar, ya que éste grupo, contaba con el contubernio del Gobierno del Estado de Michoacán y muchas presidencias municipales, en La Costa y Tierra Caliente, casi todas. Porque en la elección estatal del año 2011, el grupo político de Reyna-Vallejo y la mayoría de los ediles, ganaron gracias al soporte económico, criminal y político de los Templarios.

 

El ejército y la PFP, auspiciaron la formación de las Autodefensas, los dotaron de parque, les permitieron andar armados y les brindaron protección, para ir liberando ciudades y regiones, al mismo tiempo, las policías municipales y estatales, que estaban al servicio de los Templarios fueron sustituidas por elementos de la Policía Federal; así, una vez debilitados y acorralados los Templarios, era cuestión de tiempo para acabarlos.

 

El plan se cumplió con pasmosa precisión, de los principales líderes, El Chayo y Kike fueron abatidos; El Toro y El Tío, detenidos; sólo queda la Tuta, huyendo, descapitalizado, casi sin poder, únicamente falta saber, si será abatido o detenido.

 

Dice el dicho popular “para que la cuña apriete debe ser del mismo palo” y en esta ocasión, no fue la excepción, los principales líderes de las Autodefensas tienen antecedentes de haberse dedicado al narcotráfico; Mireles fue detenido y procesado en el año de 1988 por posesión de mil 800 kilogramos de mariguana; Hipolito Mora, ahora detenido por asesinato en Morelia, estuvo dos veces recluido en California por narcotráfico; Juan José Farías, El Abuelo, pasó varios años en prisión y ahora enfrenta otro proceso penal. Naturalmente que todos niegan ese historial. Pero también se debe reconocer que se unieron al movimiento, ciudadanos de buena fe.

 

La forma de operar de las Autodefensas

El arsenal. Algunas armas son propiedad de cada uno de los miembros; otras las han decomisado en las barricadas; unas más, son aportaciones del cártel de Jalisco Nueva Generación, el comandante Melecio de Buenavista, antes autodefensa, lo denunció en diciembre del 2013. Por su parte, las municiones tienen el mismo origen que las armas, pero hubo un contribuyente adicional, el ejército, porque con el parque no hay el mismo control que con el armamento, cada elemento es responsable de su arma, pero con las balas se puede argumentar que se usaron en prácticas, en un enfrentamiento u otras razones.

 

Armas de alto poder

 

La Rapiña. Los grupos de Autodefensa, como se fueron apoderando de ciudades, llegaban a diferentes propiedades: de Templarios, prestamistas, enemigos personales, políticos y de quien les viniera en gana, saquearon esos predios, y los destinaban para el uso que mejor les pareciera, desde un salero era objeto de ambición, no se diga cosas de mayor valía.

 

Rancho decomisado por el grupo de Hipólito Mora, tenía más de 100 cabezas de ganado y según las investigaciones aquí fueron torturados y asesinados opositores.
Rancho decomisado por el grupo de Hipólito Mora, tenía más de 100 cabezas de ganado y según las investigaciones aquí fueron torturados y asesinados opositores.

 

Las huertas de limón, o cualquier otra propiedad, en varios casos se las quedó el líder de las Autodefensas de la ciudad, argumentando que se necesitaba dinero para mantener el movimiento y comprar armas. En La Ruana, Hipólito Mora usufructuó por un año 400 hectáreas de limón, sus colaboradores saquearon una casa y la usaron para laboratorio, donde se preparaban drogas sintéticas.

 

Espacio de una casa decomisada, que se utilizaba como laboratorio.
Espacio de una casa decomisada, que se utilizaba como laboratorio.

 

En Apatzingán es la comidilla social, un jefe de las Autodefensas decomisó una camioneta de lujo y ahora la usa su amante. Los bloqueos, los forman principalmente, camionetas robadas, decomisadas o vehículos de ciudadanos que sólo pasaban por el lugar, pero se les baja del coche o camión y se le obliga a que estén bloqueando la carretera. En las caravanas de protesta de esta agrupación, participan las mismas camionetas, que se obtuvieron a través de la rapiña. Lo que con los Templarios era un robo, ahora para esta nueva organización, se llama “decomiso” para mantener la causa.

 

Los arrepentidos. Un número considerable de los que ahora forman los grupos de autodefensa, son Templarios arrepentidos, pero para aceptarlos y que pudieran quedarse en su lugar para seguir trabajando en el mundo del narcotráfico, se les cobra una cuota, según la importancia del tipo en cuestión, la cual puede llegar hasta un millón de pesos, o una aportación semanal en dinero o trabajo en especie –estar unas horas en las barricadas y en los bloqueos– contribución económica esporádica para alimentación, lo que antes era vil extorsión de los Templarios, ahora se le llama pomposamente una “cuota para perdonarlos” y pertenecer a la nueva agrupación.

 

Tributo a la extracción. Los Templarios, tenían una contribución forzosa por tonelada de mineral, de 6 dólares, este nuevo grupo la rebajó a 4 dólares, para que se notara el cambio, pero lo que era una cuota criminal a los mineros, ahora es una “aportación para poder seguir protegiéndolos”.

 

También acosan. A unos días de que se formó el grupo de Autodefensa de Tepalcatepec; hicieron una visita de cortesía a una familia, que se fue huyendo a Tijuana, y que por temor omiten el apellido. Denuncian, que ante la negativa de cooperar con el movimiento, secuestraron al padre; y los acusaron al igual que a los hijos, de traición y finalmente los amenazaron de muerte. La esposa remató, “me dijeron que si mi esposo y mi hijo de 15 años no se unían nos iban a sacar del pueblo, fuimos a hablar con los jefes y nos dijeron que teníamos que dar una cooperación”. Los Templarios reclutaban y forzaban, las Autodefensas “invitan” y si no, te piden una “cooperación” o  “solicitan” que te vayas.

 

Siembra de droga. Las Autodefensas llegaban a una propiedad a saquearla y si el dueño se oponía, le sembraban droga para incriminarlo: así le sucedió al señor José Luis Álvarez, de Apatzingán, quien el día 15 de febrero presentó una denuncia penal. Sembrar droga, es un comportamiento criminal, lo haga quien lo haga.

 

Propiedad saqueada y los muebles destruidos.
Propiedad saqueada y los muebles destruidos.

 

Defienden a los michoacanos de otro cártel. Los Templarios, se decían necesarios, porque de lo contrario regresarían los Zetas o ingresarían los de Jalisco Nueva Generación. Ahora, las Autodefensas se niegan a ser desarmadas y argumentan la necesidad de su presencia, porque dicen, ello implicaría el regreso de los Zetas o de los del Golfo. Ambos se sienten necesarios, evitan un mal mayor: otro cártel.

 

Presión al gobierno, pero causan irritación social
Presión al gobierno, pero causan irritación social

 

Piden la salida de las fuerzas federales de Michoacán, y ponen como escudo a niños y mujeres. Los Templarios pedían la salida de la PFP, argumentado que violaban mujeres y robaban, utilizando como medio de presión plantones y marchas, además exigían a sus miembros participar en las protestas y ponían en primera fila a niños y mujeres, pero la razón real, era porque veían una amenaza a sus intereses; ahora las Autodefensas, también realizan marchas y plantones y exigen la salida de la Marina, porque ésta los quiere desarmar y además repudian la presencia en Michoacán de Alfredo Castillo, con quien antes se reunían constantemente para acabar con los Templarios, pero ahora que el Comisionado dice que el desarme viene en serio y se va a cumplir a más tardar el 10 de mayo, las Autodefensas obligan a sus miembros a participar en las caravanas con camionetas decomisadas o robadas, además, avientan por delante a niños, mujeres y adultos de la tercera edad. En Antúnez, murió un niño de 11 años cuando se protagonizó una balacera entre el ejército y las Autodefensas, cuando éstas últimas se negaron a ser desarmadas.

 

Protestas
Protestas

 

El Dr. Mireles, decía: “Nosotros sólo queremos que se restablezca el Estado de Derecho” por cierto, como millones de mexicanos lo llevan pidiendo desde hace años, pero eso implica que no haya personas armadas al margen de la ley, que a nadie se le baje a la fuerza de su vehículo para bloquear una carretera, que ninguna organización use camionetas robadas, o esté usufructuando propiedades de otros, cobrando por la extracción de minerales; en sí, que no haya cuotas, ni extorsiones ni cooperaciones de ningún tipo, naturalmente que tampoco, le siembren droga a ningún ciudadano porque se niegue a  cooperar o aceptar que le roben sus pertenencias. Las extorsiones, cuotas, cooperaciones, amenazas, son una actitud criminal, sin importar si la realizan los Zetas, La Familia Michoacana, los Templarios o las Autodefensas. Además, usar niños y mujeres como carne de cañón es una bajeza, independientemente si lo hacen los Templarios o las Autodefensas.

 

Fuera La Marina
Fuera La Marina

 

Esperemos que no vaya  a suceder que las Autodefensas, con los millones de pesos que están obteniendo del narcotráfico, el cual ahora regentean y los cuantiosos recursos provenientes de las “cooperaciones”, como a ellos les gusta llamar a la extorsión, vayan a empezar asesinar a campesinos, empresarios, líderes populares y periodistas que no los aprueben, como sucedió en Colombia; aunque hay un dato preocupante, e indica que ya se salieron de control, el líder de las Autodefensas en Yurecuaro, Enrique Hernández, está detenido, y cuatro colaboradores lo incriminan, por haber ordenado el asesinato del Presidente Municipal de Tanhuato, Gustavo Garibay, en venganza porque éste no los quería en ese municipio.

 

Si las Autodefensas son desarmadas, a pesar de todo, habrá que reconocerles su contribución para destruir al cártel de los Templarios, aunque sin olvidar muchas de sus prácticas reprobables de rapiña y extorsión, sin embargo, si se niegan y además pretenden seguir cobrando “cuotas o contribuciones”, vienen tiempos venturosos para  Michoacán, y el Gobierno Federal tendrá responsabilidad directa por haber auspiciado un nuevo cártel, el de las Autodefensas.

 

Estimados lectores, si desean colaborar con este portal pueden enviar textos, fotos, videos, información y cartas abiertas al mail ivanure@hotmail.com, por el puente de Semana Santa, nos tomaremos el próximo lunes. Gracias.

 

 

14 de abril de 2014

 

 

Sobre Iván Ureña 275 artículos
Premio Nacional de Periodismo 2017. Premio Estatal de Periodismo Morelos 2012, empresario y maestro en Economía por el ITAM. Asesor en deuda pública, en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, del año 1997 al 2001.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*