Animales ¿Espectáculo?

 

 

Silvia Chávez Manilla

 

 

Jueza aplaza decisión de suspender las corridas de toros en la Plaza México. También había otorgado una suspensión provisional para evitar la tauromaquia en la Plaza México; medida cautelar que el pasado 2 de febrero un tribunal colegiado revocó. Forbes 8 de febrero de 2024.

 

Lo anterior, derivado de las protestas de quienes están en contra de un espectáculo que recae evidentemente en la muerte de un animal. Un repudio que ha ido creciendo como bola de nieve, y que ahora está poniendo en tela de juicio un evento que data, por lo menos en España, del Siglo XII y que seguramente tendrá sus orígenes en la Roma y su Coliseo.

 

La verdad —pensándolo bien-, no me sorprende que los activistas hayan “logrado” que la “fiesta” brava se suspendiera año y medio. La resolución fue conveniente para la autoridades, pues fue una temporada en la que aún no salíamos en su totalidad de lo del bicho. Dejando de pensar mal, lo consiguieron, lo cual es una muestra del grado de sensibilización hacia los sectores vulnerables e indifensos.

 

 

Si no mal recuerdo, es la primera vez que se habla de una suspesión definitiva de las corridas de toros y quienes las defienden señalan que eso es condenar a esta raza a la extinción. Vaya, qué dilema, prácticamente entrarían al rango de las palomas, que después de la aparición del correo, dejaron de ser útiles, y ahora parece que no sirven para nada. Por razones espirituales lo dudo, no creo que nada en este mundo haya sido creado nada más porque sí, o sólo para el servicio de la raza humana.

 

Dirán lo que quieran, pero no me cabe en la cabeza que un toro de lidia se ponga a llorar porque no será toreado y no recibirá puyazos. Sí, sí fui a corridas de toros, fui por pretenciosa. Después reflexioné, crecí y lo dejé fuera de mi radar porque no forma parte de mi cultura y no tiene nada que ver con mi forma de pensar y sentir actual.

 

Ahora, cuál es la necesidad de lastimarlos, de vitorear al ver correr sangre. ¿Los aficionados creen que no les duele? Cero empatía con el otro, animal o no. Mientras sea el dolor del otro ¿Viva?. Dicen que es parte de la tradición, tal como lo es ¿casar a niñas con hombres mucho mayores que ellas, por órden de sus padres?. Visto de esta manera, deberíamos empezar a revisar nuestras prácticas.

 

¡Ah, perdón! Es lo que están haciendo muchas voces, cuestionar, poner en la mesa de debate acciones que por fin están siendo tomadas como abuso de poder. De un poder otorgado por la fuerza, por la presunción de “Soy más que tú y por ello puedo decidir por ti”. Pensamiento que no descrimina ni a humanos, ni a animales; sólo basta que el otro no se pueda defender para que el abusivo le ponga un pie encima.

 

Lo que sucede actualmente, entorno a la tauromaquia, por lo menos aquí en México, es el reflejo en micro de lo que sucede en macro. Una parte de la sociedad inconforme con las costumbres y otra que quiere que las cosas sigan igual; por qué, porque pueden y porque les conviene. Lo cual es común, pocos están dispuestos a a sacrificar su estilo de vida por el beneficio del otro y conservar una usanza que perjudica/lastima a otro que respira.

 

Muchas de las formas que están surgiendo, no me gustan, me parece que denigran a los individuos. La música, es una de ellas y la expresión lingüística, o la falta de ella, es otra. Sin embargo, me agrada saber que cada día más personas se manifiestan para defender a los que no tienen manera de hacerlo. Seguramente, caeremos en los extremos, pero me parece el modo, — por  ahora-, para encontrar el termino medio.

 

 

Los animales no nacieron para divertirnos, es más, me parece que vinieron a enseñarnos a cómo convivir y respetar al otro que no es igual.

 

 

Sobre Silvia Chávez Manilla 12 artículos
Licenciada en periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, posgrado en psicoterapia Gestalt Relacional por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt y formación en Grupos Terapéuticos por el Círculo de Estudios en Terapia Existencial.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*