Poniéndole pies y cabeza a la propuesta de amnistía del Peje

Artículo Leído: 630 veces

 

 

 

Por Iván Ureña

En días recientes, AMLO el puntero en las encuestas para la elección presidencial de este año, se pronunció por la posibilidad de una amnistía a los narcos, pero no aclaró cómo podría ser ese acuerdo y bajo qué condiciones. Lo que generó una avalancha de comentarios, la mayoría críticos. Por la relevancia y actualidad, reproducimos íntegro un análisis de agosto del 2010, donde se abordó ese tema.

 

¿Cómo pactar con los narcos?

México pone los muertos, USA las armas y gana millones

Por Iván Ureña

“CARTA ABIERTA A LA CIUDADANÍA, A FELIPE CALDERÓN Y A LOS NARCOTRAFICANTES

Felipe Calderón aceptó que sin haber tomado el tiempo suficiente para la reflexión y análisis, decidió entrar en guerra contra el narco. Resultado: 28 mil muertos, narcoterrorismo, disputas entre mafias, la población atemorizada y una creciente violencia. Por su parte, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) reconoció lo que la gran mayoría de los mexicanos ya sabíamos: el fracaso de la narcoguerra. De tal manera, el presidente abre el debate a legalizar las drogas, por lo que, tomándole la palabra, pero subrayando que con o sin su autorización los ciudadanos llevamos tiempo discutiendo este tema y las opciones.

 

DATOS DUROS

La gula y la mala alimentación ocasionan el exceso de peso, que en el 80 por ciento de los casos termina en diabetes. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó que, cada día, en México la diabetes ocasiona 148 muertes y el tabaco, 147. Mientras tanto, la Secretaría de Salud reporta que el alcohol ocasiona 100 muertos por día. A su vez, la mariguana, otra droga pero ésta ilegal, según dos estudios europeos que abarcaron a 110 mil adictos a lo largo de varios años, ninguno murió a causa de haberla consumido, de tal manera que no se puede decir que el consumo de la mariguana ocasione la muerte. Para la cocaína, el Concejo Nacional para las Adicciones (Conadic) no publica datos para México, pero en 2003 los gobiernos de Francia, Alemania, Holanda y Grecia informaron que el consumo de esta droga sola o mezclada con otras ocasionó 147 muertes. Así tenemos que en una población de casi el doble que la de México, murieron en todo un año los mismos que aquí en un día por consumo de tabaco. Es decir, al día de hoy no hay evidencia científica que demuestre que la mariguana o cocaína son más peligrosas para la salud, que el exceso de comida, alcohol o el tabaco. La prohibición está basada en meros prejuicios y la única razón real es que hace más de 70 años en USA se prohibieron y ese país le impuso al resto del mundo lo que había que pensar al respecto, sin más sustento que su dicho, lo mismo que cuando invadió Irak, diciendo que había bombas atómicas.

 

Porque no se ha demostrado el sustento científico de la prohibición, porque en California y más de una decena de estados tienen parcialmente legalizada la producción y consumo de mariguana, porque en California es muy posible que en noviembre se legalice su consumo y producción para fines recreativos, porque ha durado más de medio siglo esta política pública y lo único que ha ocasionado es miles de muertos en México y en el mundo, gastos crecientes para combatir el crimen -sacrificando la inversión pública productiva para generar empleos tan necesarios en el país- , mayor violencia, corrupción y que se imponga la extorsión como forma de vida de los grupos criminales a actividades que nada tienen que ver con el narco y sin visos de solución, no digamos ya en el corto o mediano plazo, sino nunca, se propone un plan de acción que incluye, entre otras cosas, legalizar las drogas y una amnistía para los narcotraficantes.

 

LEGALIZAR 

1.- Es necesario que la actividad del narco deje de ser tan rentable, y la única forma es legalizar la producción, distribución y venta de todas las drogas. Empezar con la mariguana, luego con la cocaína y heroína, y en una etapa posterior considerando la experiencia y previo análisis, todas. Así, se reducen las ganancias de las mafias y el dinero que poseen para pagar ejércitos privados.

 

LIBERTAD. INCENTIVOS PARA LOS NARCOS

2.-Amnistía general: ningún narcotraficante podrá ser juzgado en México por delitos contra la salud, ni ahora ni después; tampoco podrá ser extraditado a otro país, entiéndase USA, para ser juzgado por ese delito. Siempre y cuando no regrese a actividades ilegales, como por ejemplo secuestro o extorsión. Se podrá dedicar a cualquier actividad legal que quiera o podrá continuar con a la producción, venta y/o distribución de mariguana ya que esa actividad sería tan legal, como la venta de tabaco, a la que se dedica actualmente Carlos Slim a través de la marca Marlboro.

 

3.- Que el dinero que los narcotraficantes hayan acumulado, producto de esta actividad, se les reconozca con el simple pago de un impuesto, 16 por ciento igual al IVA actual. Así los narcos, a diferencia de lo que sucede en la actualidad, donde sólo tienen dos opciones: o morir en un enfrentamiento a balazos o pasar el resto de su vida en prisión, tendrían una nueva alternativa, que es gozar de su fortuna y dedicarse a actividades legales. Se les debe reconocer sólo el dinero que hayan hecho en su actividad del narcotráfico, y también se podría ofrecer una amnistía para los crímenes cometidos entre los narcotraficantes, es decir, cuando haya habido muertes o ajustes de cuentas entre narcos. Datos oficiales indican que de las 28 mil muertes, sólo el 1 por ciento, es decir, 280, no estaba relacionado con el narco; ésas definitivamente no se perdonarían ni los secuestros a ciudadanos desligados al narco, pero el problema sería mucho menor y por lo tanto más probable hallar y castigar a los responsables.

 

4.- Los que estén en las prisiones mexicanas por delitos solamente contra la salud, saldrían libres, lo que le quitaría presión a las cárceles, disminuyendo los gastos y la sobrepoblación de reos, que lo único que aprenden en la gran mayoría de las veces es a volverse criminales más peligrosos. Este proceso sería gradual y consensado, iniciando con los que están recluidos o recluidas por posesión o traslado de cantidades pequeñas. Aquí veríamos beneficiarse también capos ya viejos pero que gozan de cierta influencia y ascendiente sobre los de fuera, ya que por el tiempo que han pasado en prisión ya cumplieron o están por cumplir su condena por asesinato como son Caro Quintero, Don Neto, o algunos más nuevos como la Reina del Pacífico, Jesús Zambada García, Eduardo Arellano Félix, Alejandro Iván Guzmán Salazar. Es decir, prácticamente todos los capos en activo e importantes tienen familiares detenidos, para los cuales sería muy atractivo tener de vuelta a sus seres queridos.

 

En conclusión, la propuesta para ser viable debe incluir las dos L: Legalización de las drogas y Libertad para los que actualmente se encuentran dispuestos a morir peleando. Si quedan dudas, en la Guerra Cristera se les otorgó amnistía a los combatientes, lo mismo que a los revolucionarios perdedores como Villa o a los generales porfiristas derrotados en la Revolución Maderista. Sin embargo, tristemente, deberá haber más violencia, más crisis, más viudas, más huérfanos, quizás tendremos que llegar a unos 50 ó 100 mil mexicanos muertos para que realmente los ciudadanos forcemos una solución, mientras tanto los políticos rechazarán la legalización y eso sí, aceptarán muy gustosos, en lo oscurito, tratos con los narcos.

 

Por cierto, una pléyade de políticos encabezada por Calderón, Peña Nieto, El Peje y Marcelo Ebrard se opone con todo a la legalización; sin embargo, la mayoría de los mexicanos, expresado en la más reciente encuesta publicada en un diario nacional, están por la legalización. Y es de resaltar que esos políticos dicen enarbolar las causas de la mayoría, ¡hállenle!…”

 

Es importante resaltar que la legalización de las drogas no implica la aceptación y mucho menos la legalización de la extorsión y secuestro de que son objeto los habitantes de las ciudades donde los narcotraficantes han sentado sus reales, lo que se busca es precisamente que el narcotráfico deje de ser tan rentable y por ende al disponer de menos recursos sea más fácil enfrentarlo. Además, con la actual estrategia el número de muertos ha seguido incrementando; reportes independientes ya ubican la cifra en los 38 mil. ¿Realmente tendremos que llegar a 100 mil? Si eso no es suficiente, muchas de las armas que se utilizan para cometer los asesinatos y sostener la guerra entran a nuestro país provenientes de USA, y el gobierno de ese país no hace nada, excepto ver cómo su industria armamentista florece y paga en impuestos millones de dólares. Nosotros ponemos los muertos y el sufrimiento. Ellos, las armas y recogen las ganancias. ¿Usted qué opina?

 

Hasta aquí la propuesta del 2010.

 

Comentarios adicionales

Actualmente, los muertos ocasionados por la Guerra al Narco ya casi llegaron a 200 mil.

 

California y muchos estados del vecino país legalizaron totalmente la mariguana, hoy es un negocio floreciente.

 

El pago de impuestos por las ganancias obtenidas vía el narcotráfico debería ser no sólo el IVA, 16 por ciento, sino más el ISR, el 35 por ciento. Se propone una modificación al proyecto original. De cada peso que se manifieste, tendrán que pagar 51 por ciento vía impuestos y quedarse con el 49 por ciento. Aclarando y recalcando, única y exclusivamente de las ganancias del narcotráfico, pero bajo ningún motivo o razón se debe perdonar a los secuestradores, extorsionadores o los narcotraficantes que hayan matado ciudadanos que nada tenían que ver con el narcotráfico, por el contrario, el dinero que ingrese, producto de está amnistía, buena parte se deberá utilizar para combatir esos delitos y compensar a las víctimas.

 

La propuesta es perfectible, pero es un punto de partida. Lo que sí queda claro, continuar por la senda que planteó Calderón y siguió Peña Nieto, no solucionó el problema y nada indica que lo resolverá.

 

El autor es Maestro en Economía por el ITAM. Se ha desempañado como investigador, además de servidor público en las Secretarías de Economía y Hacienda. Fue galardonado con el tercer lugar a nivel Latinoamérica en 1993, por sus propuestas para hacer competitivas las economías del tercer mundo. Posterior a la publicación de este texto, en el 2012 se ganó el Premio Estatal de Periodismo de Morelos y en el 2017 el Premio Nacional de Periodismo.

 

 

ivanure@hotmail.com

 

 

 

Escrito por Iván Ureña

Iván Ureña

Premio Nacional de Periodismo 2017. Premio Estatal de Periodismo Morelos 2012, empresario y maestro en Economía por el ITAM. Asesor en deuda pública, en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, del año 1997 al 2001.

About the author

Iván Ureña

Premio Nacional de Periodismo 2017. Premio Estatal de Periodismo Morelos 2012, empresario y maestro en Economía por el ITAM. Asesor en deuda pública, en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, del año 1997 al 2001.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*