PROYECTO 18 A REVISIÓN

Artículo Leído: 30 veces

 

 

Gerardo Fernández Casanova

Parece confirmarse la apreciación de mi artículo de hace dos semanas (AMLO y el Proyecto 18). El fin de semana pasado los campesinos organizados en la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, entre otras, celebraron un congreso nacional en el que se pronunciaron por apoyar al candidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, no sin manifestar su crítica al llamado Proyecto 18. La Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del partido, Yeidkol Polevnski, ofreció la certeza de que dicho documento es una primera propuesta a revisión, así como la misma conformación del gabinete, dando lugar a que las organizaciones campesinas tengan plena intervención en el perfeccionamiento de dicho proyecto. Es noticia grata que debiese servir de aliciente a otras instancias organizativas para hacer lo propio.

 

Por lo pronto, el mismo AMLO anunció la convocatoria a todo el magisterio para reunirse en Guelatao, Oaxaca, en un congreso que aporte al proyecto en materia educativa, de manera ampliamente inclusiva; la idea es reunir al Sindicato y a la Coordinadora nacionales de maestros. Todo indica que López Obrador cuenta con la suficiente capacidad para tal convocatoria, una vez que tanto del sindicato como de la coordinadora  han manifestado  su apoyo para que sea el próximo Presidente de México. Cabe subrayar que ambos organismos cuentan con propuestas válidas para el diseño de una política educativa ajustada a las características y condiciones del país, ajenas a las recetas dictadas desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que tan graciosamente han adoptado los funcionarios del actual régimen y sus adictos empresariales. También es noticia grata.

 

Desde otro ángulo, el del acontecer latinoamericano, se observa el recrudecido empeño del gobierno yanqui para recuperar su hegemonía. No hay diferencia entre Trump, Obama o los Clinton al respecto. Las fraudulentas elecciones en Honduras y la imposición del presidente reelecto a sangre y fuego, muestra la obscena intervención de la CIA en ese país estratégico para el control militar del sub continente. Lo mismo se observa en el caso de Brasil en el que, por la vía de la manipulación judicial y mediática, pretenden eliminar a Lula como candidato y seguro ganador de la presidencia de ese país hermano.

 

Viene al caso esta observación para afinar el criterio de análisis respecto del pragmatismo que ha caracterizado a la campaña de AMLO en los últimos meses. Es claro que la apertura del candidato a la aceptación de adhesiones de personajes identificados con la derecha conservadora obedece a la imperiosa necesidad de lograr un triunfo contundente en la elección, de manera de hacer imposible la práctica del fraude, por todos tan temida y conocida. Puede afirmarse que AMLO goza de un nutrido apoyo social, pero que también pesan sus detractores. Ampliar el primero y reducir el segundo responde a una buena estrategia ante la realidad; es necesario asegurar la mayor tersura posible para el cambio de régimen; lo contrario sólo llevaría al suicidio y a la cancelación de la expectativa de cambio afirmativo.

 

El candidato del PRI, PPMeade, está logrando que las organizaciones de tradición priísta “lo hagan suyo” pero en el más vulgar sentido carnal de la frase. No ha podido, si ese fuese su objetivo, romper la burbuja que lo encierra en el lodazal de la corrupción del viejo sistema. Por su parte la coalición contranatural del PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, tampoco consigue deshacerse del fardo de desprestigio de sus componentes y, aunque Anaya muestra cierta frescura, difícilmente podrá remontar la ventaja que muestran las encuestas que registra López Obrador.

 

Faltan seis meses para el día de la elección y durante este lapso podrán ocurrir todo tipo de triquiñuelas y campañas de desprestigio, tan conocidas en el recetario electoral de la derecha; las bardas de apoyo a AMLO aparecidas en Caracas; el petate del muerto de la intervención rusa y la invención del Andrés Manuelovich, no son sino los primeros escarceos de lo que luego vendrá, tengámoslo por seguro.

 

La oportunidad histórica está a la vista. Es importante no dejarla pasar.

 

 

gerdez777@gmail.com

 

 

 

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*