IMPUNIDAD, AUTORITARISMO, CINISMO Y BURLA GUBERNAMENTAL, Y UNA SOCIEDAD PASIVA E INDIFERENTE

Artículo Leído: 48 veces

 

 

 

ISAÍAS CANO MORALES

La referencia es hacia el gobierno de Graco Ramírez y la población del estado, panorama en el que son palpables por un lado, el desprecio cercano a la burla hacia un pueblo al que se le ha ninguneado, ofendido, engañado, inculcado no pocos de sus derechos, no escuchado, objeto de represión y al que se le ha visto como vasallo sin derecho a protestar y exigir soluciones a demandas sociales y de bienestar, y por otro, una población (en su gran mayoría) indiferente, apática, no dispuesta a acciones de movilización callejera que impliquen protesta, pareciéndole no importar que un gobierno, con los llamados representantes populares, y funcionarios que dicen impartir justicia, jueces y magistrados e instituciones como las Fiscalías de impartición de justicia y Anticorrupción, amén de tantas otras, como el Órgano de Auditoría y Fiscalización del Congreso (ESAF) incurran en actos contrarios a los intereses de la población, alineándose sin remilgos a lo que dispone el Ejecutivo. Arbitrariedad tras arbitrariedad, abuso tras abuso, injusticias tras injusticias, crímenes y asesinatos, inseguridad sin freno, manejos de millones de presupuestos y préstamos que endeudan al estado por decenas de años, todo dando pie todo ello a la imparable corrupción que ya parece ser la regla de gobiernos, y lo que llena de pavor, es vista con naturalidad, dada la pasividad y adormecimiento de la conciencia ciudadana.

 

Y en base a esto último, es como los gobernantes se despachan con la cuchara grande. Graco ha gobernado como a él le ha convenido, sin que haya muestras concretas que le hayan hecho mella a su gobierno actos diversos de protesta ciudadana de sectores de población, en algunos casos multitudinarios pero sin la continuidad necesaria. Los resultados de deshilvanadas acciones de inconformidad y condena han sido la continuidad  de un gobierno terco e insensible al que le sobra prepotencia, soberbia y mañas sin importar el daño que políticas que se incuban en una mente en posible desequilibrio causen daños mediatos e inmediatos a la entidad y a su gente. Este teatro grotesco de gobierno no sería posible sin el control y sumisión de los  poderes Legislativo y Judicial, para lo cual se han tejido  estrategias vinculadas al conocido o soborno y arreglos con personajes metidos a la política en la búsqueda del beneficio personal. En ese escenario el estado de Morelos, con las  omisiones  y complicidades del gobierno federal como agravante particular, nuestra entidad se ha debatido y se debate en graves conflictos políticos, sociales y económicos.

 

Graco sabe que es objeto de duras y severas críticas; que el rechazo y repudio a su figura gobernante es casi contundente, pero al parecer, su cinismo, prepotencia y soberbia parecen no tener límites y en ese tenor sigue haciendo graves daños a Morelos y su población. Actos de su gobierno, envenenan a más no poder el ambiente político y social existente en este estado.

 

A hurtadillas, a escondidos de medios y de la ciudadanía, cuidándose de no ser vistos, como cuando se comete un atraco, 25 diputados le aprobaron a Graco Ramírez un nuevo crédito de 2 mil millones de pesos con el argumento de ser utilizados en la reparación de daños materiales ocasionados por el terremoto del 19 de septiembre. ¿Por qué se trató de llevar a cabo en la oscuridad la sesión con tales propósitos? Solos se acusan los diputados de sus indignas actuaciones, pues ellos mismos saben que faltan a su honestidad y deberes que les exige su investidura al aprobar decretos que debieran ser a la luz pública y de cara a la sociedad, si de verdad a ésta se trata de beneficiar. De antemano saben los legisladores que su actuar es reprobado por la población representada pues no se ignora de su papel entreguista, sumiso e incondicional a quien los ha utilizado a conveniencia personal; recuérdese que aún se halla cuestionado el destino de los 2 mil 806 millones de pesos aprobados por esta Legislatura casi al inicio de la gestión graquista y ahora, otro crédito cercano al monto anterior, (a menos de un año de terminar este gobierno) que en la mente de mayorías se duda que su empleo sea para la reconstrucción del desastre motivado por el terremoto. ¿Por qué? simplemente, porque se conoce la deshonestidad con que se ha manejado el gobierno perredista, en particular con el nada transparente manejo de millonarios presupuestos, que hasta la fecha no se ha visto se hallan canalizado en grandes obras en beneficio de la población morelense. ¿No se halla fresca la intentona de Graco y su esposa de apropiarse de trailers con toneladas de víveres con destino a damnificados de Morelos para utilizarlos políticamente a su favor y al de su hijastro, quien pretende la candidatura al gobierno estatal? Ríos de dinero de origen federal y estatal se anuncian en beneficio de damnificados. 300 millones del programa Unidos por Morelos con operadores señalados como corruptos. Ahora Graco contará con 2 mil millones de pesos más con la alharaca publicitaria de ser el reconstructor de Morelos. ¿Cuántos millones se guardarán en una bolsa con vistas a la campaña electoral del PRD y de Rodrigo Gayosso?

 

 

Chay_cano@hotmail.com

 

Escrito por Isaias Cano Morales

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*